www.samirdelgado.org
12 de junio de 2009   
 
··· OPINIÓN
Camas turísticas,ballenas jorobadas y petróleo en Tarfaya


 

Camas turísticas,

ballenas jorobadas y petróleo en Tarfaya

 

www.samirdelgado.org

 

            Decir que estamos en crisis ya no resulta una frase alarmante. Tanto se ha repetido en los mass media que una salida rápida en el próximo cambio de sentido no será nada fácil, sobre todo por el embotellamiento que sufrimos en la vida social de las islas, cada vez más acelerada en lo económico y ralentizada hasta el tedio más triste en lo político. La mitad de la población se abstuvo de votar en las recientes elecciones europeas, ¿nadie se alarma por la crisis de legitimidad?, ¿ cómo se come esto en Bruselas?. Y encima hay quien presume de los índices al alza de participación en Canarias. Qué pantomima.

 

 Ayer las noticias frescas sobre el descubrimiento científico de riquísimos yacimientos petrolíferos en Tarfaya ha puesto al personal en guardia. Dicen los analistas de turno que este hallazgo puede convertir a Marruecos en el segundo país productor de toda África y el sexto del mundo, transformando totalmente la economía de su entorno geográfico. ¿Vamos a permitir, finalmente, que en plena crisis del modelo capitalista en todo el globo nos metan en nuevas aventuras con el negocio del oro negro?, ¿qué pasa con el Sahara?, ¿y nuestras aguas archipielágicas?, ¿ y el futuro?.

 

 Todas estas interrogantes tienen que servir para algo. Al menos para pensar dónde estamos y hacia dónde vamos. Ya nadie se acuerda de la algarada del pasado año en el Parlamento canario, cuando se superó con creces la jocosidad tragicómica y la clase política demostró su prepotencia más descarada. Me refiero al rechazo institucional a la propuesta de regulación de camas turísticas secundada por miles de personas a petición de una federación ecologista. Parece que los altos mandatarios de CC, PP y PSOE no tienen oídos para la gente de la calle en períodos no electorales, es como si vivieran en otra dimensión, sus gestiones políticas pertenecen al reino de los cielos y por ello los demás mortales no tenemos acceso a las tramas exclusivas de la divinidad institucional. Y eso que somos los ciudadanos de a pie quienes corremos con los gastos de cada asadero incluido en la dieta mensual de los responsables políticos. Ya no sorprende la cantidad de dinero público que se ha invertido en la residencia presidencial de Paulino Rivero, tampoco nadie dimite por los casos de corrupción que salpican cada cierto tiempo a los partidos estatales en las islas, que son los más representativos, precisamente por ser los que más caudales dinerarios mueven en sus arcas y los que más poder alcanzan para aumentar sus redes de proselitismo y control mediático.

 

De verdad, parece ridículo plantearlo seriamente, pero tal como está el patio, ¿el señor Soria cree realmente que los últimos resultados en las urnas europeas representan un borrón y cuenta nueva para su patética trayectoria política de los últimos años?. Claro está, tras esta revancha del PP ya no tiene que escurrir el bulto ante las tramas judiciales pendientes, y el himno musical de la gaviota parece que retoma su vuelo frente al fracaso estrepitoso de un López Aguilar con mucha mala suerte en la gomina.  

 

Lo cierto es que de haber prensa rosa en Canarias- y por favor que jamás  esta industria de la novelería tan típicamente española recale en las islas- de seguro que las intríngulis políticas internas llenarías tantas páginas como los señores condes y las señoras marquesas, los dones presidentes y las doñas alcaldesas que habrían salido en la foto durante los festines de casino que suelen hacerse en fechas señaladas como el pasado día de la autonomía por los lugares más tétricos de las capitales provinciales.

 Todo es posible a estas alturas de la historia, hay quien no sufre la crisis en sus carnes y la vida es una tómbola, ahora sube el Club Deportivo Tenerife a primera división y el bálsamo deportivo servirá para calmar las angustias monetarias de mucha gente, al menos momentáneamente. De lo que nadie se acuerda tampoco, como es habitual en la parrilla de salida de cualquier debate, son las fotografías publicadas en la prensa insular revelando el santuario que se ha gestado en las islas para las ballenas jorobadas, una muestra más que evidente sobre nuestra biodiversidad marina y la riqueza inexplorada que habita bajo nuestras aguas atlánticas. Algo que contrasta totalmente con el otro santuario de villas deportivas de lujo y parcelas privadas hoteleras que han convertido las costas en un pastiche de la peor estampa Miami Beach.

 

Tal vez, lo peor de la crisis no sean tan sólo las gravísimas colas del paro y las pérdidas de salud en muchas familias canarias. Hay algo que no se dice, pero se sabe a ciencia cierta en nuestro pueblo: la crisis de miopía y la completa ceguera de la clase política que no quiere ver más allá de sus intereses. Donde hay litorales límpidos para las energías renovables, ellos ven camas turísticas y campos de golf, donde hay aguas azul marinas de enorme riqueza natural, ellos ven nada más que puertos industriales para el gas y la extracción de petróleo.

 

¿Qué pasó con el buque de pasajeros que se hundió en Tarfaya?, ¿qué garantías hay de progreso y bienestar detrás de los chanchullos de Repsol?, ¿para cuando unas elecciones en Canarias para poder decidir sobre los temas cruciales que afectan a  nuestro futuro en el orbe internacional?.  

Samir Delgado
www.samirdelgado.org
 
Opinión
"Quienes apoyamos a los palestinos recibimos con vergüenza y preocupación el que el Parlamento cambie la ley sobre la jurisdicción universal"
Agustín Velloso
Camas turísticas,ballenas jorobadas y petróleo en Tarfaya
Samir Delgado
Reflexiones en torno a los resultados de las elecciones europeas.
Dailos González Díaz
Por ahora...
Angeles Maestro
GRACIAS INFINITAS, RAFA
Rubén Alemán
La solidaridad es la ternura de los pueblos
Igor Urrutikoetxea
Groenlandia, ¡qué frío!
Pedro Honrubia Hurtado
Carta a Alfonso Sastre
Fermín Muguruza
LA GRAN MENTIRA EUROPEA
Jesús A. Pérez Guerra
A favor de Iniciativa Internacionalista
Javier Sádaba
Documento sin título
 
Sitemap