FANTASÍAS ANIMADAS DE AYER Y HOY: U.G.T. O DE CÓMO AMARILLEAR EL SINDICALISMO
28 de diciembre de 2009   
 
··· OPINIÓN
FANTASÍAS ANIMADAS DE AYER Y HOY: U.G.T. O DE CÓMO AMARILLEAR EL SINDICALISMO


Una nueva reforma laboral se acerca peligrosamente. Se veía venir. Ante la ineptitud de la socialdemocracia española y la presión constante de la patronal –léase, Gerardo Díaz Ferrán, el dueño de la llave; o Sebastián Grisaleña, aquí más cerquita- el Gobierno Zapatero nuevamente se baja los calzones y donde decía digo, dice ahora Diego.

 

Pero más allá de la responsabilidad del gobierno autodenominado socialista ante un nuevo recorte en los derechos de los trabajadores y trabajadoras, menores cotizaciones a la Seguridad Social por parte de la empresas, un abaratamiento del despido que se ve venir o más flexibilidad laboral –ahora la disfrazan con el concepto de “flexiseguridad”, como si la clase trabajadora fuera boba y no se diera cuenta de por dónde van los tiros, se esconde la falsedad y la traición de clase de los llamados “sindicatos mayoritarios”: UGT y CC.OO.

 

Detengámonos en la Unión General de Trabajadores, en su historia y en sus nuevas fantasías animadas. Fíjense lo que dicen los ugetistas de sí mismos –información que pueden encontrar en el portal web del sindicato amarillo en el apartado “Unión General de Trabajadores (1888-2005), un breve resumen de nuestra historia”:

 

“La llegada al poder de Miguel Primo de Rivera en 1923, mediante un golpe de Estado, acrecienta las protestas obreras, tanto entre los ugetistas como entre los cenetistas. Estas protestas resultan en una disolución de los segundos (que eligen el enfrentamiento con el nuevo régimen) y un languidecimiento de los primeros. La muerte de Pablo Iglesias, el 9 de diciembre de 1925, deja la responsabilidad de UGT en manos de Indalecio Prieto, Julián Besteiro y Francisco Largo Caballero, tres figuras claves del socialismo español en los años venideros tras la caída de la dictadura de Primo de Rivera, en 1930 (…)”.

 

Fíjense cómo los propagandistas de la UGT, a través de su página web, enmascaran la connivencia y colaboración abierta del sindicato del PSOE con la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Hablan de un “languidecimiento” del sindicato y de la opción del sindicato anarquista –mucho más coherente que ellos, desde luego- del “enfrentamiento con el nuevo régimen”. ¿Qué quieren decir los propagandistas ugetistas? ¿Que no hay que enfrentarse contra las dictaduras? ¿Qué la CNT se equivocaba y que había que colaborar con Primo de Rivera? Esto deben saberlo los afiliados y afiliadas de buena fe de este sindicato.

 

Pero, sin lugar a dudas, la historia más reciente de la Unión General de Trabajadores, no por muy conocida deja de ser sabrosa y digna de recuerdo. Junto al apoyo expreso a la monarquía borbónica, este amarillo ente firma los Pactos de la Moncloa del año 1977, que supusieron el recorte drástico de los derechos de los trabajadores y trabajadoras en aras de “mejorar la competitividad de la economía española”.

 

No queda ahí la cosa: luego vinieron las sucesivas reformas laborales como la de 2006, la protagonizada por el ex ministro de Trabajo Jesús Caldera –ahora director del “laboratorio de ideas” del PSOE- , por la cual la patronal ya no tendrá que pagar 45 días por año en caso de despido sino 33 si ha convertido un contrato temporal en indefinido. ¡Vaya chollo para la patronal que bien financia a muchos sindicalistas ugetistas! Que nos expliquen para qué ha servido dicha reforma laboral del 2006 a los trabajadores y trabajadoras de Canarias. Las islas siguen soportando una tasa de temporalidad inaguantable: casi el 40% de los contratos son precarios y en los últimos meses de cada 10 contratos, 9 son temporales. ¡Gracias, UGT!

 

Uno estaría horas y horas escribiendo sobre estos señores que aplaudieron a rabiar el golpe de Estado en Venezuela en abril de 2002 en abierto apoyo al fascista Pedro Carmona o su coherente “sí” al Tratado Constitucional Europeo, ese que privatiza todo lo privatizable y que al haber sido abortado por los pueblos francés y holandés, ahora resucita en forma de hijuela bajo el nombre de Acuerdo o Tratado de Lisboa.

 

Del Pacto de Toledo sobre privatización de las pensiones hablaremos otro día. Y de los oscuros negocios y fraudes en academias de formación con Fondos ICFEM, por todos y todas conocidos, aparte de los dineros invertidos en la gestión precisamente de aquellos fondos de pensiones privatizadas por Toledo, con su hermana del alma CC.OO.

 

Prepárense, que vienen curvas. Cuando Cándido decía que no se sentarían a hablar de una nueva reforma laboral y que no es necesaria una huelga general, sabía lo que decía. Decía eso y lo contrario. Decía que sí pero no. Decía que a él le daba igual. Su buen sueldo está garantizado y su carné del PSOE bien plastificado.

 

 

Rubén Alemán - laspalmasgc
Secretario del Comité Local de Las Palmas de Gran Canaria de UNIDAD DEL PUEBLO y miembro del Consejo Nacional
laspalmasgc.unidaddelpueblo.org
 
Opinión
Israel: chantaje, gangsterismo, colonialismo feroz
Guillermo Almeyra
PACO BELLO. IN MEMORIAM
Francisco Javier González
Con el puño en el corazón
Salvador López Arnal
El trabajo sin voz. Sobre crisis económica y movilización sindical
Jónatham F. Moriche
No hay futuro para la humanidad fuera del socialismo: Entrevista con Frei Betto, Premio ALBA de las letras
Nirma Acosta
El triunfo de Haidar
Carlos Taibo
Contra el CD
Elena Cabrera
Mensaje de Fidel Castro al presidente de la República Bolivariana de Venezuela
Fidel Castro
La integración política del ALBA
Hedelberto López Blanch
Bancos españoles, medios de comunicación y Camorra italiana
Pascual Serrano
Documento sin título
 
Sitemap