Articulo_artid1878.php
12 de marzo de 2012   
 
··· OPINIÓN
Eduardo Domenech, el rector inquisidor, ataca de nuevo

Sin lugar a dudas, el Partido Popular decidió homenajear a su presidente fundador en el mejor escenario posible, en la catedral de Santiago de Compostela, a los pies del apóstol fetiche y adalid del nacionalcatolicismo, el santo de la guerra, el Santiago matamoros, matajudíos, mataindios y,  ya puestos, por qué no matarojos.  “Un hombre de bien para el que la conciencia era algo sagrado”, glosaba trémulo la figura del finado su hagiógrafo Julián Barrio, Arzobispo de Santiago, dando carpetazo divino a la memoria de las víctimas del “fraguismo”, a los masacrados en Vitoria y Montejurra, a  los asesinados  Julián Grimau, Francisco Granados, Joaquín Delgado, Puig Antich… A todas las víctimas del terror franquista.

Mientras en Galicia, entre pitos y gaitas y desmemoria histórica despedían con gran boato y solemnidad al “caballerete” de don Manuel, aquí en Tenerife, Eduardo Domenech, rector de la Universidad de La Laguna (la ULL), atacaba de nuevo, emulando a sus conmilitones más reaccionarios. Otra vez es Amec, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario, el objeto de sus odios y es el fascista Reglamento de disciplina académica de 1954, el instrumento que utiliza, otra vez, este desaforado demócrata. En 2008, Eduardo Domenech, valiéndose también de esta antigualla inquisidora, se quedó con las ganas de expulsar a un conocido dirigente de este sindicato estudiantil. Ver más en  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=68456  

¡La ULL es mía! parece asumir definitivamente Domenech que ya no se contenta con extirpar del sacrosanto cuerpo universitario a uno, ni a dos ni a tres de los inquietos y reivindicativos miembros de Amec, ahora ha decidido ir a por todos incoando expediente a los 23 estudiantes elegidos por el alumnado para formar parte del claustro universitario en representación del sindicato, más a ese otro que no pudo “ajusticiar” hace unos tres años.  Pero es que Amec se lo ha ganado a pulso enfrentándose a las políticas neoliberales que ha intentado imponer Domenech y su equipo de gobierno, luchando contra Bolonia y la privatización de la universidad o denunciando el abusivo incremento de las tasas, pero también denunciando la anuencia e inacción de un profesorado acomodadizo desde que la LOU consiguió que la Universidad claudicara ante los poderes económicos y la superespecialización. Y esto se paga en una institución que se ha convertido “en un mundo cada vez más reaccionario, más conservador y más reduccionista” tal como la definiera recientemente el profesor Aguilera Klink.

El rector Domenech y la farándula inquisidora de la ULL se preguntarían en qué han fallado para que surgiera este grupo de estudiantes que piensan por sí mismos, cómo se ha podido desarrollar este virus contestatario a pesar de los esfuerzos del sistema por inculcarles el ocio fatuo, la moda y el consumismo como deidades que les alejen de reivindicaciones y exigencias de justicia e igualdad. Y tiró del manual del inquisidor, donde encontró este Reglamento que inexplicablemente sigue aún vigente, aunque es probable que esa vigencia también sea una prueba más de las trampas de la Transición y de que los Principios Fundamentales del Movimiento, que vería la luz cuatro años después, mantiene aún su carácter de “permanentes e inmutables”.

En esta ocasión el subterfugio para el escarnio público ha sido denunciar que la Facultad de Psicología no fue diligente a la hora de tramitar las becas de unos trescientos compañeros a través de un respetuoso comunicado de prensa el 28 de febrero de 2011 (http://amec.wordpress.com/2011/03/01/las-becas-de-300-alumnos-se-quedan-sin-tramitar-despues-de-que-la-ull-no-entregara-a-tiempo-sus-solicitudes-nota-de-prensa/). Por ello se les acusa de “Ofensa grave de palabra u obra a compañero, funcionario y personal dependiente del Centro” y “Falta de probidad” lo que constituye una falta grave que puede acarrear tremendas consecuencias para los estudiantes.

Señor Domenech, cuándo denunciar una negligencia administrativa se puede considerar una ofensa, cuándo la valentía de no renunciar a su verdad, de falta de probidad. Seguramente en ese periodo tenebroso del que ha extraído usted ese carpetovetónico instrumento jurídico, en aquella “España, unidad de destino en lo universal” a la que tanto aportó el homenajeado Manuel Fraga y añoran los Aznar, Rajoy, Aguirre, Soria y tantos y tantos de los actuales gobernantes, en el franquismo de “Patria, Familia y Religión” donde la educación era adoctrinamiento y los rectores hacían lo que usted, expedientar a los estudiantes disidentes.

Ramón Afonso
 
DATOS DE POBREZA EN CANARIAS
Opinión
Asistimos a un golpe de Estado global
Pedro L. Angosto
Las ponencias del Partido Revolucionario Africano de las Islas Canarias P.R.A.I.C (II). La colonización cultural
Francisco Javier González
Un nuevo saqueo sobre Siria
Francisco González Tejera
REPSOL, ESE ANIMAL DE COMPAÑÍA
Jesús Giráldez
Las ponencias del Partido Revolucionario Africano de las Islas Canarias PRAIC (I)
Francisco Javier González
El año de todos los peligros
Ignacio Ramonet
¿África un continente sin historia?
Emir Sader
Un mercado vacío de derecho laboral
Alfredo Serrano
Se confirma el fracaso de las políticas europeas
Juan Torres/Alberto Garzón
Declaración del Consejo Nacional de Unidad del Pueblo
EDITORIAL
Democracia secuestrada.
Francisco González Tejera
Carta abierta al rector de la Universidad de La Laguna.
Samir Delgado y Rubens Ascanio
Suecia, el paraíso perdido de la socialdemocracia
José Luis Valdés
De lo que no hablaron Zapatero, Rubalcaba y Chacón en el 38º Congreso del PSOE
Samuel García Arencibia
Justicia para Sankara, justicia para África
Néstor Dongo
El impetuoso regreso del FMI a Europa
Jérome Duval
Canarias: Petróleo, promesas y mentiras
Francisco González Tejera
De cómo las discusiones por internet son un cáncer para los revolucionarios
Dailos González Díaz
Política neoliberal con paz social: Acuerdo UGT.CC.OO.CEOE
Rebelion
Eduardo Domenech, el rector inquisidor, ataca de nuevo
Ramón Afonso
¡FRAGA Y CIERRA ESPAÑA!
Francisco Javier González
Que nuestra memoria te persiga en el infierno
Francisco González Tejera
Documento sin título
 
Sitemap