Articulo_artid1909.php : Huelga General y nuevo sindicalismo
04 de abril de 2012   
 
··· OPINIÓN
Huelga General y nuevo sindicalismo
No confundir las bases sindicales con las cúpulas ni la política con la diplomacia. El 29, sí a la HG como estrategia de lucha para ganar batallas; no como táctica para consolidar poltronas.

Breve cronología de las HH.GG. con sus resultados: 20 de junio de 1985, gobernando el PSOE, HG convocada por CC.OO y otros grupos menores, en contra, entre otras cuestiones, de la ley de pensiones que aumentaba el período para su cálculo de 2 a 8 años. (La ley siguió su curso).

14 de diciembre de 1988, gobernando el PSOE, HG contra la política económica del gobierno y para la retirada del Plan de Empleo Juvenil que abarataba el despido e introducía los contratos temporales. (Se retiró el Plan de Empleo, pero la política económica alentó el nepotismo y la corrupción).

28 de mayo del 92, HG de media jornada contra el decreto ley de Reforma Laboral que recortaba las prestaciones por desempleo y elevaba de seis meses a un año el período mínimo necesario para cobrar el paro. (Ni la huelga surtió efecto, ni se llevó a cabo la "amenaza" de HG en el otoño que prometieron UGT y CC OO, las que, sin embargo, consideraron la huelga "un éxito". Ya sabemos para quien).

27 de enero de 1994, gobernando el PSOE, nueva jornada de paro general en contra de otra reforma laboral y nuevos recortes a las conquistas sociales. (La huelga fue un éxito de movilización, pero la falta de estrategia de las cúpulas sindicales la condenó, una vez más, al fracaso. Lo que hubiera podido ser el impulso de múltiples acciones convergentes con vistas a conseguir el objetivo pasó sin pena ni gloria. En junio de 1994 entró en vigor la reforma que flexibilizaba la normativa de contratación y la negociación colectiva. Se creaba el nuevo contrato de aprendizaje denominado popularmente como contrato basura y..., en 1996, ya cubierto de gloria el PSOE por los múltiples escándalos de corrupción y la utilización de los fondos reservados del Estado para financiar a los amiguetes y a los GAL, las tijeras pasaron a manos del PP ¡Pura lógica!

La otra reforma laboral que realizó el PP le fue servida en bandeja por "los agentes sociales" y, como no, refrendada por el PSOE en el Parlamento: cuestión de coherencia. Con ello se daba un paso más hacia la eliminación de conquistas sociales, aumentaban las causas justificadas para el despido y se abarataba el mismo, a la par que se precarizaba, todvía más, el empleo. Con respuesta nula sindical.

A los años de Huelgas Generales blandas y negociaciones entreguistas, siguieron 8 años de "paz social" en el que los bautizados Agentes Sociales merecieron elogios como este de Javier Arenas el 25 de abril del 2000: "En la modernización del sindicalismo español hacia un horizonte creciente de diálogo social, ha tenido mucho que ver Comisiones Obreras y, dentro de ellas, la figura de Antonio Gutiérrez...". (Cuesta trabajo pensar que se hayan enterado las bases de Comisiones de ese elogio de la derecha más rancia al sindicato que fue ejemplo de combatividad contra la dictadura franquista. ¿Qué sentido tenía poner en tensión a los sindicalistas, convocar miles de asambleas para después continuar en las mesas negociadoras como si no hubiera pasado nada?)

La respuesta viene plasmada en estos comentarios de Cuevas, a la sazón, presidente de la patronal, al periódico El Mundo, el 6 de febrero de 2007, al cerrar el acto de la firma del Acuerdo Marco de Negociación Colectiva:

"La firma por sexto año consecutivo de un nuevo ANC significa que sindicatos y patronal realizan un nuevo acto de "responsabilidad y aceptación" con el que las organizaciones sociales dan "ejemplo" a la sociedad española "en un momento" preciso, en el que abundan las actitudes de "compromiso , entendimiento, acuerdo o consenso". "Cuevas recordó, comenta El Mundo, que en algunas ocasiones de la "historia reciente", las organizaciones sociales ya tomaron iniciativas para favorecer un clima político respirable. A comienzos del año 1995, la prensa bautizó como el "comando del sosiego" al equipo que, en aquel momento de crispación política, mantuvo sendas reuniones con el entonces presidente del gobierno, Felipe González, y con el que meses después, sería su sustituto, José María Aznar. Las entrevistas vinieron precedidas de una declaración política conjunta firmada por patronal y sindicatos, en la que se reclamaba sosiego en el debate político y consensos básicos a la hora de afrontar los principales problemas del país: el paro y el terrorismo".

Es decir, hablando claro, el presidente de la patronal y las cúpulas de Comisiones y UGT pactaron con el PSOE y el PP la moderación y el sosiego ante un panorama político en el que la IU de Julio Anguita subía como la espuma, por lo que se la sometió a la furia del "progresismo" interior y a la pinza exterior políticosindical.

Fidalgo declaró al periódico de marras: "Ofrecemos este acuerdo a todas las personas e instituciones que quieran unirse a nosotros para seguir haciendo país. Porque nuestro país tiene futuro si remamos todos en la misma dirección. Y si lo hacemos nosotros, empresarios y sindicatos, también lo deben hacer las fuerzas políticas que nos gobiernan."

Si el nombre de Antonio Gutiérrez sonó como posible ministro de trabajo en un gobierno PSOE, el de Fidalgo ha sonado como posible ministro de trabajo en un gobierno PP, con cuyo programa coincide, según sus palabras, y para el que, siendo secretario general de Comisiones, pidió el voto, aun considerándose "socialdemócrata". ¡Quien te ha visto y quien te ve, Comisiones, Comisiones!

20 de junio de 2002, gobernando el PP, HG contra los tijeretazos a la protección por desempleo y a la ley básica de empleo. ¡Casi 5 años después, en marzo de 2007, el Tribunal constitucional declró inconstitucional el real decreto por no haberse justificado la urgencia extraordinaria con la que se tramitó! Tomadura de pelo a los trabajadores que no habría sido posible sin la pasividad y el "sosiego" de los sindicatos institución.

En el 2004, hubo traspaso de poderes: las tijeras volvieron al PSOE. Y llegamos a la última, más bien penúltima andanada o parodia de H.G.:

En junio de 2010, el gobierno PSOE aprobó un nuevo plan de ajuste y reforma laboral que recortaba, aún más, los derechos de los trabajadores y abarataba, aún más, el despido. UGT y CC OO convocaron la HG para el 29 de septiembre, apremiados por la voz de la calle, cada vez más contestataria, que, cuando clama por la HG, no la reclama al gobierno, sino a las cúpulas sindicalas apoltronadas en torno a las mesas negociadoras donde cada vez pesan menos. Y, en ello estamos, las tijeras acaban de volver al PP que las ha recibido con entusiasmo.

Todo esto suena a disco rayado, con el agravante de que cada vez más, el aguijón desgarra las economías de la sociedad entera, menos la de la minoría acaudalada que saca tajada de la crisis que ha provocado. Digo "disco rayado" porque la música viene de lejos. Fue aquí, en Los Montesinos, municipio de la Vega Baja del Segura, donde hace 12 años, el sindicato Plataformas Unitarias aprobó una declaración en la que decíamos: "Asistimos a la precarización del empleo a todos los niveles. Se organiza el saqueo, en connivencia con las cúpulas sindicales, de los derechos adquiridos en la lucha, como el derecho al plus de antigüedad. Se introduce la discontinuidad de los contratos en los sectores de trabajo fijo. Se abaratan y se hacen clandestinas la casi totalidad de las faenas agrícolas: Se introduce en los convenios cláusulas que autorizan a las empresas a no respetar lo convenido. Se fomenta la generalización de los contratos basura y se legalizan las empresas de trabajo temporal. Se obliga a hacer horas extras por debajo de su precio, no declaradas en nómina y bajo la amenaza de no renovación del contrato... El mercado de trabajo aparece hoy más compartimentado, corporativizado, competitivo e insolidario que nunca..."

A todo ello se han añadido, agravados por la gestión leonina, los efectos del estallido de la burbuja financiera que ha arrasado con el chollo inmobiliario, y la consiguiente crisis de producción y de consumo del neoliberalismo económico. La presión de los organismos internacionales, FMI, OMC, BM y BCE, acelera las privatizaciones del sector público, fruto de las reivindicaciones sociales históricas, y somete a los pueblos a la "teoría del choc" que pone a las economías de los países y a sus gobernantes al servicio de la gran banca y de las corporaciones transnacionales. Todo ello bendecido y legitimado por un sistema propagandístico descomunal dominado por los grandes capitales. Cada vez queda más claro que la libertad de los mercados es incompatible con la libertad de las personas.

Una vez más, y después de haber firmado con la patronal un principio de acuerdo vergonzoso que contiene, entre otras cosas, la aceptació por CC OO y UGT de una  sustancial contención en el incremento salarial para 2012 y 2013; la aceptación como principio de la posibilidad de descuelgue que ya existía como excepcion en algunos convenios; el acuerdo de desarrollar una estructura que apueste por la descentralización, propiciando la negociación en las empresas por encima de los convenios de ámbito sectorial o geográfico; estableciendo que el empresario pueda aplicar más flexibilidad "cuando existan razones técnicas, económicas, organizativas o de producción...

Así pués, Toxo y Méndez salieron en la foto con Rubalcaba, barriendo para el PSOE, el cual, con su política barrió para el PP. Éste ha cogido la escoba con entusiasmo, preparándose para entrar, cuando le toque, en el club de los mamones del Imperio con derecho a vivir del cuento hasta que la muerte los separe del chupito o hasta que se acabe la paciencia.

El propósito de los que pensamos de la manera que acabo de exponer es, por una parte, informar de la realidad a los trabajadores para que, los que no lo han hecho aún, dejen de confundir a las cúpulas sindicales con las bases; por otra parte, denunciar el juego de la HH. GG. programadas como espantajos, meros simulacros de resistencia, que dejan intactas las reglas del juego que alimentan y mantienen a las burocracias.

A la calle pués el 29, con la idea de diversificar y extender las luchas encaminadas a la retirada, no sólo la reforma laboral, sino de la política privatizadora que tiende a suprimir el sector público y los beneficios sociales conquistados con lucha a lo largo de la historia.

Este empeño exige cada vez más la práctica de un nuevo sindicalismo fuertemente politizado que abarque todos los frentes en que los explotados somos atacados por el capital, desde las administraciones locales a los estados que dominan los mercados globalizados.

La calle empieza ya a marcar la ruta del nuevo sindicalismo: La lucha por el derecho a la vivienda, contra las hipotecas que golpean a las personas que han perdido el empleo o han sido embaucados por los bancos. Por una economía globalmente solidaria y supeditada a la ecología. Por la conquista popular de espacios autogestionados de información y cultura. Por un feminismo que una la lucha por los derechos de género a la lucha por la liberación de la clase. Por una política internacionalista y antimilitarista. Por un sistema que planifique la producción y la distribución de la riqueza creada por la humanidad trabajadora, único remedio contra las hambrunas asesinas de millones de criaturas, mal endémico del capitalismo...

Un nuevo sindicalismo, plataforma de plataformas, en el que los explotados, unidos según sus afinidades y sus prioridades, encuentren un lugar de convergencia solidaria, con un objetivo compartido: acabar con el sistema egoísta y competitivo que pone a la humanidad en peligro de extinción.

José Martínez Carmona
 
DATOS DE POBREZA EN CANARIAS
Opinión
Lo bueno de la reforma laboral
René Behoteguy Chávez
Los Presupuestos del PP
Juan Torres López
Huelga General y nuevo sindicalismo
José Martínez Carmona
J.M. SORIA, EL GUANARTEME PETROLERO
Francisco Javier González
El petróleo y los movimientos sociales.
Castrol Bereber
Panorama. Ante la reforma laboral y la huelga general
Octavio Hernández
En Europa, la crisis se llama euro
Juan Francisco Martín Seco
Yo participo en la Huelga General del 29 de marzo
José Luis Valdés
Sobre la cultura
Dailos González Díaz
Asistimos a un golpe de Estado global
Pedro L. Angosto
Las ponencias del Partido Revolucionario Africano de las Islas Canarias P.R.A.I.C (II). La colonización cultural
Francisco Javier González
Un nuevo saqueo sobre Siria
Francisco González Tejera
REPSOL, ESE ANIMAL DE COMPAÑÍA
Jesús Giráldez
Las ponencias del Partido Revolucionario Africano de las Islas Canarias PRAIC (I)
Francisco Javier González
El año de todos los peligros
Ignacio Ramonet
¿África un continente sin historia?
Emir Sader
Un mercado vacío de derecho laboral
Alfredo Serrano
Se confirma el fracaso de las políticas europeas
Juan Torres/Alberto Garzón
Declaración del Consejo Nacional de Unidad del Pueblo
EDITORIAL
Democracia secuestrada.
Francisco González Tejera
Carta abierta al rector de la Universidad de La Laguna.
Samir Delgado y Rubens Ascanio
Suecia, el paraíso perdido de la socialdemocracia
José Luis Valdés
Documento sin título
 
Sitemap