¿Dónde están las vacas?
23 de enero de 2008   
 
··· OPINIÓN
¿Dónde están las vacas?
UE, Gobierno de Canarias y Cabildos, nos prometieron y nos juraron que Europa nos suministraría toda la leche que necesitábamos en Canarias a precios de saldo. ¡Qué casualidad que ahora su precio no sea el de salida y que se prevea que en el futuro se aproxime al del caviar!
 
El cerco legislativo sobre el campesinado, precios de miseria de los productos que el campesino canario produce, escasez y carestía del agua en nuestras cumbres, falta de regeneración profesional en el sector agrario y ganadero..., etc., hace que la situación sea aún peor en nuestros pueblos.
 
En su día decíamos que, hasta tal punto se agravaría la situación, que ya hay empresas del sector importador que están teniendo graves problemas para conseguir leche en el mercado europeo, y poder seguir garantizando ese producto a la población. Es cierto que tenemos una importante cabaña caprina en las Islas. Y de vacuno, ¿qué? Las cabras nos pueden mantener un poco la producción de quesos, pero el consumo de millones de litros de ese rico y necesario alimento que es la leche y sus derivados, ¿dónde lo buscaremos?
 
La situación en Canarias es aún peor que en otros lugares del continente europeo por la lejanía, el aumento del precio del petróleo, etc. Lo preocupante es que estas Islas han tenido la fortuna de que todavía estamos libres de muchas de las enfermedades que hay en otros lugares del mundo, en el ganado caprino, y por tanto, el traer ganado vacuno de otros lugares de la tierra nos puede llevar a un desastre mayor al que hay hoy en día, ya que la epidemia de la lengua azul está haciendo estragos en el vacuno, y bastaría que en una isla entrara una res infectada para llevarnos al final de las cabras y ovejas que, afortunadamente, hasta la fecha de hoy hemos podido salvar de muchas enfermedades que, una vez introducidas, son difíciles de erradicar. Un simple mosquito puede ser el transmisor de la enfermedad.
 
Hace más de una década que el autor de este artículo hizo llegar a varias consejerías, tanto del Cabildo de Gran Canaria como del Gobierno de Canarias, la necesidad de crear una empresa dedicada a la reproducción ganadera en las Islas, aprovechando la colaboración de la Facultad de Veterinaria de Las Palmas de Gran Canaria. La callada por respuesta fue el resultado de dicha idea.
 
Desgraciadamente, el tiempo nos ha ido dando la razón a ese grupo de hombres y mujeres que, en varias ocasiones, nos manifestamos, incluso llevando vacas, cabras y ovejas a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, y que en una de esas reivindicaciones nos multaron por asomar una vaca a la puerta de las dependencias de Sanidad. Seguramente, ese que ordenó que se nos sancionara, es de los que hoy están preocupados por el precio de la leche que llevan a sus casas.
 
Las autoridades canarias comienzan a hablar mucho del campo, de los campesinos y de la ganadería. Están asustados. ¿Pero no han sido ellos los que nos han llevado a esta situación junto a algunos técnicos? ¿No son los mismos partidos actuales los que han estado gobernando o manejando la política canaria durante los años que llaman democráticos? ¿Cómo se les podría castigar? ¿Con el voto? Tampoco, siempre son los mismos, ya que el sistema electoral lo han preparado para que los grupos más pequeños, políticamente hablando, nunca puedan llegar a gobernar.
 
Pero sí me gustaría recordarle a los lectores de MAGEC que en Canarias hay ocho consejerías de agricultura y ganadería, por lo que podrían ser una gran locomotora económica y de seguridad alimentaria para nuestras gentes. Pero, entre incapacitados y aprovechados del poder, nos han dejado con un presente negro y un futuro incierto. Eso sí, o se cambia rápidamente de política agraria y ganadera, o los habitantes de estas Islas lo vamos a pasar muy mal.
 
Ya la India le ha cogido el gustillo a la leche, y los chinos parece que van en el mismo sentido. Si eso se confirma, no vamos a tocar ni a teta por habitante.
 
Francisco Cabrera Perera
 
Opinión
Crisis del capitalismo y de la civilización monetarista
Alfredo Jalife-Rahme
¡Auge y miseria de una aventura!
Víctor J. Rodríguez Calderón
¿Vuelve el nacional-catolicismo?
Daniel Olivera
Una falsa concepción sobre la educación
Manuel Moncada Fonseca
Libertad en la colonia
Antonio Álvarez-Solís
La sangrienta realidad y las alucinaciones de Bush
Robert Fisk
Los premios se cuelgan en la pared; a los ciudadanos nos cuelgan de... la salud
J. Mario Borges
Energías y crisis
Félix M. Arencibia
Colombia: la crisis humanitaria en es mucho más grave de lo que parece
Remedios García Albert
Apoyar a la resistencia iraquí defendiendo el Derecho Internacional
Abu Mohamad
¿Dónde están las vacas?
Francisco Cabrera Perera
El Gobierno de Madrid ningunea a Canarias
Antonio Rodríguez de León
HACIA LA HUELGA GENERAL CANARIA
UNIDAD DEL PUEBLO
Documento sin título
 
Sitemap