:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Con la Iglesia hemos topado










Podemos comenzar esta miserable historia sobre la Iglesia Católica viajando al pasado (allá sobre el siglo XV) donde los Borgia formaron ejércitos asesinos, envenenaban a opositores y se mataban entre ellos mismos para mantener el poder papal. O también nos podemos referir a las guerras de Flandes donde, en nombre de esa religión, se asesinaba y conquistaba a pueblos enteros sometiéndolos a su férrea dictadura; o a la conquista de América (que no descubrimiento) y a la de Canarias, donde panzudos y mugrientos curas presentaban a su "Señor Dios" a los infieles con una cruz en una mano y una espada en la otra para "mejor servir al Rey y a Dios".

Podemos hablar de la "Santa Inquisición" y de sus Autos de Fe, mazmorras, grilletes y hogueras; también podríamos decir algo sobre el apoyo y aquiescencia que esa Iglesia Católica prestó a todas las monarquías y dictaduras criminales, modernas y contemporáneas. La saga de los Borgia no acabó con César ni con Lucrecia y ha llegado hasta este siglo XXI de la mano de unos herederos de Pedro que, si este viviera, se la cortaba a la altura de los hombros; comenzando por esos Borgia, los "Pios", los "Leones", los "Juan Pablo II" y finalmente los "Benedictos".

Podemos comenzar esta cruel historia sobre la Iglesia Católica hablando del apoyo de los papas, cardenales, obispos, arzobispos y "pacos" a todas las violaciones de los Derechos Humanos; hablando de la función de los "pater" (el comandante capellán) en los ejércitos de ocupación y muerte; de la función de los Nuncios o Cardenales en América Latina (Cipriani en Perú u Obando Bravo en Nicaragua, bendiciendo las masacres de las dictaduras de turno y colaborando abiertamente con el poder económica antes que con el pueblo empobrecido). Podemos hablar de las comuniones dadas por algunos "Papas Borgia modernos" a cristianos como Augusto Pinochet en Chile o a Jorge Rafael Videla, en Argentina; por no hablar de las caminatas que se daba el dictador Franco bajo palio eclesiástico y escoltado por su guardia mora.

Simplemente dan asco. Y dan más asco cuando nos enteramos de que en una archidiócesis de Los Ángeles (EE.UU) y desde hace decenas de años ( o centenas, vaya usted a saber...) se ha descubierto la pornográfica afición de los "pastores de Dios" a cometer abusos sexuales con los niños y niñas, es decir, pederastia.

Resulta que estos curitas, expertos en lanzar proclamas, sermones y encíclicas advirtiéndonos de lo malo que es el sexo para goce y disfrute (si es para "procrear" no estamos en pecado y sí bendecidos aunque el embarazo sea producto de una violación) son los primeros que practican el sexo en cualquiera de sus formas contraviniendo su voto de castidad y alguno que otro de sus "mandamientos", que se supone tendría que ser su deontología "profesional" si queremos entender que ser cura, obispo, arzobispo, cardenal o Papa es una profesión.

Para más INRI (nunca mejor dicho) estos pederastas se lo montan con niños y niñas bajo la amenaza que si dicen algo van a ir al infierno y Dios los castigará por toda la eternidad. Los pobres niños y niñas (alguna de las niñas resultó embarazada y el bebé se vendió en Filipinas) ante tal anuncio "divino" se callan durante muchos años pero llevan el peso baboso del cura en su cuerpo y en su mente. Ahora han hablado; han denunciado, pero su denuncia no pasará por un Tribunal Civil, Penal, Militar ni Eclesiástico. No. Su denuncia se va a tapar o anestesiar con 478 millones de euros y pasamos página. Los responsables de las violaciones y abusos cambian de parroquia para tener nuevos feligreses a los que violar y la Archidiócesis de Los Angeles y el Vaticano respiran tranquilos hasta el nuevo asalto pederasta.

El Nuncio de la "Santa Sede" en España, Manuel Monteiro de Castro nos dice (capullín que es él) que lo sucedido en los Ángeles es un "accidente" (vamos... como algo inesperado que te sucede en la carretera cuando vas en coche o como cuando el albañil se cae del andamio) y que la dimensión del escándalo la han dado los medios de comunicación por hacerlo público. Tremendo cinismo no cabe sino en las palabras malamente aprendidas y peormente aplicadas de este Nuncio, cómplice de los pederastas.

Mientras ocurren estos aberrantes hechos, el Benedicto sólo se preocupa de que ahora todas las misas se hagan en latín; lo mismo que nos cantaba el magnífico Carlos Cano a propósito del Papa Clemente en el Palmar de Troya. Jesús, Jesús... que no se te ocurra resucitar porque te van a faltar látigos para castigar a toda esta gentuza.

Pregunta idiota que se me ocurre: ¿Cuantos años de cárcel le caerían a un "pringao" que no sea cura, evidentemente, por abusos sexuales con los niños?

Agustín Mora

 
Un «socialdemócrata» francés al FMI, y Tom Wolfe predice «el fin del capitalismo»
Alfredo Jalife-Rahme

CONTRA EL FASCISMO ROSA: ABAJO LA MONARQUÍA
Teodoro Santana

«Meando fuera del pote»
Víctor J. Rodríguez Calderón

Bukowski
Félix M. Arencibia

Con la Iglesia hemos topado
Agustín Mora

ALBA: un modelo de union antimperialista
Ernesto Wong Maestre

El robo de cerebros
Fidel Castro

Degeneración de las «relaciones especiales entre Gran Bretaña y Estados Unidos» y indicios de un nuevo eje europeo
Editorial de DIARIO DEL PUEBLO

Sr. Presidente: ¡Alabárdeme ese cangrejo!
Francisco Javier González

TELEVISIÓN CANARIA, SERVICIO PRIVADO
Rubén Alemán

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap