:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Asignatura para la dignidad










Hoy, como me encuentro (a veces no soy capaz de ello, es decir, de encontrarme) un tanto místico, reflexivo, introvertido, abúlico, depresivo, como fugado de mi mismo y consciente de que una jauría de sinrazones me acosa, como mirando muy adentro de mis adentros y en los adentros de los de afuera.

Hoy, como me encuentro con tantas palabras que no dicen nada y tantos silencios que dicen tanto, con tantos discursos que son arengas suicidas y con tantos suicidios que son respuestas a las arengas; hoy que no sé qué día es de la semana (ni me importa), ni si la Leonor ya entró en la guardería o al Juan Carlos le están emborrachando otro oso para que el intrépido cazador lo asesine mientras el oso baila el Kasachov.

Hoy, que me entero de que el alcalde de Santa Cruz de Tenerife es un fiel devoto de San Pancracio y, a través de su recomendación, el Organismo Nacional de Loterías lo nombró Suertudo Mayor del Reino en detrimento de los humildes habitantes de la playa de Las Teresitas, en Tenerife.

Hoy, que me entero de que España está a la cabeza de Europa aunque los agricultores manchegos vayan a la vendimia francesa y a la vendimia manchega vengan inmigrantes rumanos; hoy, que vemos imágenes donde los militares rinden honores a la Virgen del Pino, en Teror, como si esa Virgen fuese la Patrona de la OTAN.

Hoy que tenemos que asumir el cierre del Gran Canaria Ballet (como si la cultura sobrase en Canarias); hoy que me entero que expulsan a los cuatro componentes del grupo musical venezolano Ensamble Gurrufío que tenían que participar en la vigésimo novena edición del Festival Sabandeño a celebrar en Tenerife.

Hoy, hoy que el fascismo, la corrupción, la desidia, la intolerancia, la imbecilidad, la amnesia, la servidumbre y la carencia de libertades me producen vómitos mentales y vitales, quisiera no tener que escribir. Y es que no tengo ganas de escribir porque siento dolor en los dedos y mi teclado se queja y me reclama otro tipo de escritos.

Para que mis dedos no se duelan y mi teclado se reconcilie conmigo, voy a escribir sobre esa cosa que algunos llaman dignidad y otros lo llaman sentimientos (de cualquier tipo que sean) o, simplemente, escribiré de silencios; silencios que por mucho que callen no dejan de ser un grito ensordecedor.

Escribo todas estas "incoherencias" porque en estos últimos días estoy viviendo, sufriendo y siendo testigo de infinidad de barrabasadas que fueron del pasado, que están en el presente y, posiblemente, lo estén en el futuro.

Me explico: Por un lado estoy gratamente sorprendido con la "coherencia incoherente" y manipuladora de los Obispos y los representantes de la ultraderecha más rancia del Estado Español y de Canarias, en torno al manido y aburrido culebrón del verano. Llámese "Asignatura para la Educación de la Ciudadanía" por ahora, porque es muy posible que, más pronto que tarde, pueda pasar a llamarse algo así como "Educación para la Dignidad". Asignatura que tampoco gustaría a los curas ni a los fascistas que nos pueblan. Digo esto porque esa "coherencia" mesiánica de obispos y extrema derecha está bastante alejada de la coherencia de la DIGNIDAD y los valores éticos y humanos.

Desde los hermosos y añorados tiempos de la II República (en el supuesto de que no hubiese sido ahogada en sangre) esta asignatura, "Educación para la Ciudadanía", no tendría razón de existir pues los ciudadanos, todos, estarían educados en los valores de igualdad, democracia, respeto, dignidad y derechos humanos; los ciudadanos le hubieran dado una patada en el trasero a los obispos y demás manipuladores del pensamiento mandando el adoctrinamiento fascista, los dogmas de fe, la insolidaridad, la aculturalidad y la alienación que quieren imponer, al carajo.

En nombre de sus "valores (in)morales", curas y señorones de alta cuna y de baja cama niegan la realidad de este siglo XXI que, sin ser el Siglo de las Luces, representa o debería representar el siglo donde los niños se eduquen en libertad, se eduquen en la cultura de la solidaridad, de la tolerancia, del compromiso social y de la movilización crítica ante los abusos del poder.

"Educación para la Ciudadanía"… Quienes se niegan a que se imparta esta asignatura en los colegios es seguro que no la necesitan; para estos personajes obsoletos la asignatura adecuada, obligatoria y urgente tendría que llamarse "Asignatura para la Dignidad y la Decencia".

Pregunta idiota que se me ocurre esta semana: Si Aznar publica a los cuatro vientos que él bebe la cantidad de vino que le da la gana y nadie le puede indicar lo contraproducente que es beber cuando conduce… ¿tendría que asistir OBLIGATORIAMENTE a la asignatura "Educación para la Ciudadanía?

Agustín Mora

 
LA GUERRA DE IRAK Y EL CORRALITO QUE VIENE
Teodoro Santana

Greenspan gimotea y Paulson confiesa: la peor crisis financiera desde hace 20 años
Alfredo Jalife Rahme

EEUU de vuelta al continente negro
Néstor Núñez

Socialismo hacia el siglo XXI (XI). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

Comunicado de TAMIDWA sobre el abuso colonial de los Rodeos
TAMIDWA

El Sindicato Obrero Canario (FSOC) apoya las justas reivindicaciones de los vecinos y vecinas de Los Rodeos
FSOC

Puerto de Granadilla, un proyecto antidemocrático
Toño Linares

Bolivia: el inminente golpe
Antonio Peredo Leigue

El Imperio y la Mentira
Fidel Castro

Constituciones e Independencia
Francisco Javier González

Asignatura para la dignidad
Agustín Mora

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap