:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Un millón 200 mil muertos más tarde, Greenspan admite que la guerra de Irak fue por el petróleo

BAJO LA LUPA







En medio del estallido de la ¬ďmegaburbuja Greenspan¬Ē, que puede significar la mayor crisis conocida del capitalismo israel√≠-anglosaj√≥n, el mago malhadado y malvado Alan Greenspan (mejor saxofonista que banquero) obtiene de entrada 8 millones de d√≥lares por su pol√©mico libro Era de turbulencias: las aventuras del nuevo mundo (ver BAJO LA LUPA, 16/09/07). ¬ŅPara qu√© sirve tener tanto dinero a los 81 a√Īos, en el umbral del despido terrenal, cuando su metabolismo se encuentra en franca entrop√≠a acelerada? Greenspan, miembro prominente de la secta esot√©rica del ¬ďobjetivismo¬Ē fundada por Ayn Rand, habr√° sido un furibundo materialista monetarista hasta el final.

No faltar√°n quienes le crean a pies juntillas todos sus nuevos enga√Īos al saxofonista decapitado en las arenas movedizas de la antigua Mesopotamia, al un√≠sono de los Clinton y los Bush, es decir, las √ļltimas dinast√≠as del putrefacto imperio colmado de deuda impagable.

El Maestro (Bob Woodward dixit) de pacotilla y taquilla es un saltimbanqui consuetudinario, quien se ha disfrazado de todos los trajes carnavalescos posibles tanto en la teor√≠a como en la pr√°ctica. Ayer, gran aliado del nepotismo din√°stico de los Bush, el principal economista del Partido Republicano nombrado por Ronald Reagan, hoy desecha a sus aliados pol√≠ticos sin rubor para apostar en favor de la presidencia de Hillary (una tendencia marcada de la omnipotente banca israel√≠-anglosajona de Nueva York) para lidiar con los estragos que leg√≥ despu√©s de 19 eternos a√Īos de permanencia dictatorial en la Reserva Federal.

El imprescindible Ambrose Evans-Pritchard (The Daily Telegraph, 17/9/07) lo caracteriza como ¬ďun artista de rock, m√°s que un sabio temible¬Ē. El espurio Maestro inici√≥ su carrera como ¬ďayudante pol√≠tico (sic) de Nixon; no como economista (sic)¬Ē, cuando exhibi√≥ su pasi√≥n por la guerra de Vietnam; su padrino fue ¬ďArthur Burns, el mandam√°s de la FED que inund√≥ con masa monetaria para relegir a Nixon en 1972, y quien engendr√≥ la Gran Inflaci√≥n¬Ē. ¬°Demoledor! Porque Greenspan repiti√≥ con Baby Bush la misma receta mediante el tsunami inflacionario del M3 que fue ocultado desde marzo del a√Īo pasado por la Reserva Federal, lo que dio el aviso ominoso sobre las calamidades financieras posteriores. Hoy la inflaci√≥n no es de consumo (gracias a la deflaci√≥n importada desde China), sino de activos: ¬ďel virus es tan letal, el uno como el otro¬Ē, con una inundaci√≥n inconcebible de deuda, ya vivida por ¬ďEstados Unidos en los 20 y por Jap√≥n en los 80¬Ē.

Graham Peterson, de The Times (16/ 9/07) aduce que su confesi√≥n sobre las motivaciones de la guerra en Irak para capturar su petr√≥leo ¬ďha cimbrado la Casa Blanca¬Ē, a la que fustiga sin piedad.

La frase greenspaniana ¬Ė¬ďEstoy triste (¬°supersic!) de que sea pol√≠ticamente inconveniente (¬°supersic!) reconocer lo que todo el mundo sabe (¬°supersic!): la Guerra de Irak es en t√©rminos generales sobre su petr√≥leo¬Ē¬Ė redundar√° per secula seculorum, en similitud a su hip√≥crita cr√≠tica en contra de la ¬ďexuberancia irracional¬Ē burs√°til.

Es cierto, ¬ďtodo el mundo lo sabe¬Ē: hasta los leguleyos quienes le consagramos un libro: Irak: Bush bajo la lupa (Editorial Cadmo & Europa, 2004). ¬ŅPor qu√© hasta hoy, despu√©s de m√°s de 1.2 millones de muertos y 5 millones de refugiados (en un pa√≠s de 27.5 millones de habitantes martirizados por la ilegal invasi√≥n de la dupla anglosajona), adem√°s de la devastaci√≥n generalizada, rompe el silencio el Maestro, contrario a las pocas buenas costumbres bancarias que exigen la mayor discreci√≥n?

Los catacl√≠smicos centralbanquistas, tanto de los globalizadores (v.gr. Greenspan) como de los globalizados (v.gr. el cordobista-zedillista Ortiz Mart√≠nez, del Banco de M√©xico, quien est√° m√°s preocupado por el Seguro Popular y la manutenci√≥n de los billetes de 20 pesos que por sus cuantiosas p√©rdidas, calculadas en 30 mil millones de d√≥lares; por mantener neciamente las reservas en d√≥lares en lugar de euros, oro y plata, como le hab√≠amos aconsejado p√ļblicamente ante el Congreso), andan como pollos decapitados corriendo alocadamente antes de sucumbir y pretenden encubrir sus calamidades mediante su disfuncional locuacidad.

Peter Beaumont y Joanna Walters, del rotativo brit√°nico The Observer (16/ 9/07) titulan soberbiamente: ¬ďGreenspan admite que Irak fue por petr√≥leo, mientras las muertes alcanzan 1.2 millones¬Ē. Se√Īalan que los ¬ďcomentarios condenatorios de Greenspan sobre la guerra aparecen cuando un reporte publicado la semana pasada clama que hasta 1.2 millones de iraqu√≠es habr√≠an muerto debido al conflicto¬Ē (agencia brit√°nica de encuestas ORB).

Dicho reporte sobre las muertes violentas de iraqu√≠es se asemeja a los hallazgos macabros de hace un a√Īo en The Lancet, la excelsa revista m√©dica de Gran Breta√Īa (una de las mejores, si no la √≥ptima del mundo). ORB hab√≠a previamente destacado que ¬ďuno de cada cuatro iraqu√≠es adultos hab√≠a perdido un familiar en la violencia (¬Ö) En Bagdad, el n√ļmero ser√≠a de uno por cada dos miembros¬Ē. Peter Beaumont y Joanna Walters concluyen que ¬ďen caso de ser ciertas estas cifras, el recuento de las necropsias exceder√≠a el genocidio de Ruanda, donde murieron 800 mil personas¬Ē. ¬ŅPerturbar√°n los genocidios perpetrados directa e indirectamente por la banca israel√≠-anglosajona a los monetaristas centralbanquistas neoliberales?

Las mendacidades de Greenspan son proporcionales a su locuacidad cuando exime al clintonismo del pecado primigenio de la globalizaci√≥n financiera y la creaci√≥n de la megaburbuja en v√≠as de desintegraci√≥n (en realidad, viene de m√°s atr√°s: a inicios de los a√Īos 70, desde la ¬ďera tecnotr√≥nica¬Ē de Zbigniew Brzezinski).

Las dinastías Clinton y Bush representan las dos caras de la misma moneda neoliberal global para ejercer la hegemonía unipolar estadunidense: la primera con métodos financieros y la segunda con instrumentos bélicos. Ambos (personajes e instrumentaciones) son complementarios y se retroalimentan mutuamente.

Cabe recordar ¬ďEl enga√Īo infernal del milenio¬Ē de nuestro libro agotado El lado oscuro de la globalizaci√≥n: postglobalizaci√≥n y balcanizaci√≥n (Editorial Cadmo & Europa, 2000), donde expusimos la forma diab√≥lica en que la banca de inversi√≥n y las corredur√≠as de Wall Street (cuando el espurio Maestro despachaba en la Reserva Federal) colocaron al anterior gobernador de Arkansas William Jefferson Clinton en la Casa Blanca para concretar la desregulaci√≥n financiera, seg√ļn el luminoso reportaje seriado de Nicholas D. Kristof y Edward Wyatt (The New York Times 15, 16, 17 y 18/2/ 1999), retomado por el l√ļcido William Pfaff en The Internacional Herald Tribune (1/3/1999), quien resume espl√©ndidamente que ¬ďlas series de The New York Times documentan el proceso por el cual la desregulaci√≥n financiera internacional le fue vendida a la administraci√≥n Clinton (de hecho, a Bill Clinton, mientras era todav√≠a gobernador de Arkansas) por Wall Street para que Estados Unidos rehiciera (¬°supersic!) el mundo financiero¬Ē.

Una dura lecci√≥n para quienes todav√≠a crean en el cuento de hadas hollywoodense de las (s)elecciones ¬ďdemocr√°ticas¬Ē en Estados Unidos.


(Fuente: La Jornada)
Alfredo Jalife-Rahme

 
Los militares de EU coquetean con Ahmadinejad superstar
Alfredo Jalife-Rahme

RIC MALA, RIC BUENA
Teodoro Santana

Mitos
Juan Antonio Delgado Santana

Políticos hipócritas
Antonio Rodríguez de León

Socialismo hacia el siglo XXI (XII). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

CHINOS
Rubén Alemán

Siempre con los Cinco
Ernesto Wong Maestre

Tormentas de verano
Félix M. Arencibia

Culo veo, culo quiero
Pino Hern√°ndez

Actualidad nacional
Jes√ļs A. P√©rez Guerra

Constituciones e Independencia
Francisco Javier Gonz√°lez

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap