:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Culo veo, culo quiero









Estamos en la carrera del disparate. Primero, Paulino Rivero promete en campaña que el gobierno colonial pagará a cada canaria y canario con hipoteca la diferencia por las subidas de los tipos de interés. Al final, la cosa parece que va a quedar en 8 euros al mes que se desgravarán de la parte autonómica del IRPF, aunque está por ver como se articula esa desgravación. Y aunque, mes a mes, la media de incremento de las hipotecas supera los 90 euros.

Después el gobierno metropolitano español lanza el cheque-bebé de 2.500 euros por recién nacido. Este martes se tira de cabeza con la oferta de 210 euros para cada joven de entre 22 y 30 años que alquile una vivienda.

El PP se desgarra las vestiduras acusando de “electoralistas” estos golpes de efecto de Zapatero. Pero, acto seguido, el gobierno en el que participan con CC –y llevando la Consejería de Economía y Hacienda, nada menos– saca al día siguiente al mercadillo la oferta de 300 euros a cada joven de entre 18 y 35 años que alquile una vivienda, que se podrían sumar a los del gobierno metropolitano. ¡Ya vamos por 510 euros! ¿Quién da más?

“¿Pero cómo se opone usted a una medida tan social?”, me dirá alguno. Veamos lo “sociales” que son.

En primer lugar, son medidas paliativas, que no tratan de dar soluciones serias a los problemas de coste de la vida (para criar a un hijo o una hija) ni a la carestía de las viviendas o a los crecientes intereses de los bancos, dueños absolutos de todo cuanto existe. No se obliga a sustituir el interés compuesto por el interés simple. No se prohíben las comisiones bancarias. No se toca la propiedad de las viviendas y del suelo: ni siquiera se penaliza con impuestos la propiedad de viviendas vacías.

En segundo lugar, son medidas igualitarias. Es decir, que un joven de familia muchiadinerada, con el buga de papi y tarjeta Visa Diamante, recibirá la misma ayuda que una muchacha de Ofra con tres niños y en el paro o un pibe de Zárate con un contrato basura que se tiene que hacer cargo de su padre con Alzheimer porque no hay residencias.

Eso sí, no lo suficientemente igualitarias como para poner un complemento a las pensiones mínimas, de forma que ninguna de de nuestras ancianas y ancianos gane menos de esos 510 euros al mes. Con la garantía de que esa ayuda sí iría íntegramente a los sectores más depauperados. Ya se sabe, todos iguales, pero unos más iguales que otros.

Desperdiciar el dinero de todos para tratar de salir del paso de unas elecciones es impresentable. Sabiendo que, cuando pasen los comicios, las trabas burocráticas convertirán las promesas en humo en su mayor parte. Estaremos peor y con menos recursos en las arcas públicas.

Por cierto, los 40.000 millones de euros de la caja de la Seguridad Social que el gobierno español metió hace poco en activos variables para dar liquidez a las corporaciones financieras, ¿en cuánto han quedado tras los primeros estertores de la recesión económica? ¿Habrá después de las elecciones un nuevo recorte a las pensiones porque “el sistema no es viable”?

Tras las alegrías electoraleras, ¿soportaremos las medidas de ajuste duro que ya se están implantando en Europa?

No se pierdan el próximo capítulo.

Pino Hernández - redacción

 
Los militares de EU coquetean con Ahmadinejad superstar
Alfredo Jalife-Rahme

RIC MALA, RIC BUENA
Teodoro Santana

Mitos
Juan Antonio Delgado Santana

Políticos hipócritas
Antonio Rodríguez de León

Socialismo hacia el siglo XXI (XII). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

CHINOS
Rubén Alemán

Siempre con los Cinco
Ernesto Wong Maestre

Tormentas de verano
Félix M. Arencibia

Culo veo, culo quiero
Pino Hernández

Actualidad nacional
Jesús A. Pérez Guerra

Constituciones e Independencia
Francisco Javier González

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap