:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Socialismo hacia el siglo XXI (XIV). Socialismo reflexivo.









Siempre caíamos en el error de no saber aprovechar el momento político. Nace en esta forma lo que vino a consolidarse en un cambio, el 23 de Enero de 1958. Aquí encontramos un intento consciente del sector popular por darle a la política un abierto contenido de clase. Se habla de una revolución, porque en esta fecha se abre una recia lucha entre quienes de verdad tratan de cambiar las estructuras establecidas por el sistema y los aprovechadores de la coyuntura que se ha presentado. Estos últimos sin lugar a una duda histórica, triunfan.

El lacayo militar, viene a ser sustituido por lacayos civiles, la diferencia estricta esta sólo en el ropaje, ahora el uniforme militar esta sustituido por el flux. Las elites políticas distribuidas en los diferentes partidos del país, establecen su pacto de clases, la no agresión entre los mismos, la defensa del sistema, el mismo que había dejado atrás la historia. Se realizó el pacto político de clases que vino a eliminar el sentido revolucionario popular, porque este pacto, llamado el Pacto de Punto Fijo se realizó con el propósito de impedir el retorno de la dictadura militar, pero su verdadero fin, fue el de moderar, controlar, demorar, la revolución naciente en el pueblo popular. En este pacto está la gran cómica de los llamados dirigentes revolucionarios del momento, un pacto político de opresores y oprimidos magistralmente dirigidos por los primeros.

Nace aquí en este momento, la dictadura de los partidos, que vienen a alimentar la democracia representativa y a su vez un movimiento armado revolucionario que muere de inmediato porque se olvida y sale a luchar de espaldas al pueblo. Se inicia el largo y penoso camino de fracasos, retrocesos, vacilaciones y errores. Mientras todo esto sucedía las clases dominantes se pertrechaban de todo beneficio. Y ahora en 40 años, vemos que hemos vivido solamente: “LA IDEA DEMOCRÁTICA”, no su acción, ni su basamento, ni menos su justicia, esta se convirtió en un sistema de mixtificación burguesa. El pueblo es la gran víctima de este monstruoso y
deshumanizado sistema.

¿Cómo vivimos cuatro décadas engañados?

Evidentemente que vivimos en un constante desprecio por la verdadera democracia, de esto son culpables todos los dirigentes de los partidos políticos que habían sido montados como maquinaria del sistema y no como raíces de las ideas y las practicas del verdadero pensamiento educativo, orientador y direccional del pueblo para gobernar y ser gobernado, Los venezolanos fuimos convertidos en sujetos importantes políticamente, sólo para ir a las urnas a llevar el voto que legitimara la dominación y disminuyera la disputa entre grupos o caudillos de una misma naturaleza política. Para ello recibimos el principal medicamento que se necesita: "LA DEMAGOGIA", arte y consagración de los tiranos. Los partidos de ese momento no fueron otra cosa que cuevas, refugios de pillos, ladrones y asaltantes de cuello blanco. El venezolano de ese momento es un hombre indefenso por la Justicia, mancillado, expoliado por los especuladores, estafado por bancos, compañías de inversión, de seguro, chantajeado por los organismos del Estado y engañado por los partidos. Nuestras vidas se diseñaron entre la policía, los ladrones, los malandros, los gestores y el 'cuanto hay pa' eso.

Nunca tuvimos una política educacional, social, económica, financiera, pecuaria, avícola, la política fiscal de todos estos gobiernos no fueron más que un desastre. Todos contaron con la falsedad y el engaño, sus proyectos y sus programas no fueron sino para beneficiar a las clases dominantes. En aquellos partidos políticos, militaban el pillo y ladrón y a la misma el verdadero trabajador, pero la gran diferencia existe en que el pillo reafirma su condición de clase y siendo delincuente, se neutraliza por la colaboración del opuesto trabajador oprimido.

El trabajador en consecuencia se aleja de su destino de lucha y reclamación social.

Se construyó la "politiquería" y se hizo el arma de los partidos y de aquellos gobiernos la corrupción generalizada, su alimento, a las oligarquías viejas o nuevas solo les interesó sus operaciones multibillonarias. Esta seudo democracia no puede existir sin estos males, para ellos virtuosos, para el pueblo trágico y dramático. El neocapital moviliza la economía, es el desarrollo decisivo de los oligopolios, es la superación de los ricos haciéndose más ricos. Es el derroche del abuso, de la inmoralidad, de la injusticia, que en la historia hemos criticado a todas las dictaduras.

Emergemos del jugo mismo de la tierra.

Una nueva polarización de fuerza se abre paso político en la arena nacional. En ella la inspiración humana de la revolución se agiganta. El culto por la libertad igualitaria y la justicia social regresan de nuevo con el nacimiento, en ese momento histórico, y en principio militar, ahora con una composición político cívica-militar, es decir, civiles y militares de ese movimiento de movimientos, que se llamo Quinta Republica y que ahora se hace partido socialista unido de Venezuela.

De nuevo la historia se repite, porque el tiempo y el espacio se han quedado estáticos para el pueblo oprimido, la inconsciencia del opresor no tiene límites en ambición y asquerosidad deshumanizada, con tal de lograr sus propósitos. El pueblo no es "conspirador ni golpista". El pueblo soberano es algo más que eso, es adversario convicto y profeso, pasional y racionalmente, de los regímenes, que como el que vivíamos solo sirvieron para subastar la patria. Durante todo este tiempo que tuvimos de “supuesta democracia", vimos que esta no sirvió mas que para negociar la riqueza nacional en juego de dados de las finanzas internacionales; que segundo a segundo nos desvalorizó la moneda en beneficio del dólar para cubrir el déficit fiscal y que trabajó para transformar a Venezuela en una provincia mas del imperio.

Durante este tiempo, quiero decir, a partir del pacto de Punto Fijo, "quedamos fijo". Nos acostumbramos a pensar que jamás regresaría un golpe que nos despertara de golpe de ese letargo silencioso y humillante. Porque supuestamente vivíamos una democracia que había logrado resolver el problema fundamental sociopolítico del hombre venezolano, que la reorganización social tendría respuesta a sus enormes y abundantes problemas, es una exigencia del pueblo y un deber para el estado cumplir con la extensión que necesita un verdadero sistema democrático. Pero no ha sido así, la tal democratización social para unos ha sido la gran última oportunidad del reparto de un enorme botín; para el pueblo popular, quieto, tranquilo, pacifista y obediente, el pago y el sacrificio social.

Muchos calificativos se le han estampado a la acción revolucionaria militar que explotó el 4 de febrero de 1992. Golpe de estado, alzados, rebeldes, subversivos, desestabilizadores, cataclismo para el sistema, sediciosos, ambiciosos, rufianes, sublevados, golpistas, los madrugones. El día de la acción, todos los defensores del status, corría a la radio y televisión a prevenirnos de las horroridades que se nos venían encima, líderes clásicos de derecha e izquierda corrían asustados como ratas en una tempestad. El Presidente de la República mas asustado que hiena cazada, exigía a los revoltosos deponer las armas. El pueblo ignoraba que pasaba en ese momento,
pero al igual que en las elecciones del 88, no acudió a las calles como se le encomendó para defender la ignominiosa corrupción que gobernaba. Los militares jóvenes del país daban una respuesta histórica, una lección Bolivariana, de nuevo el valor del ejército limpio, buscaba depurar la ambición desmedida de esos pocos, por el violento empobrecimiento de esos muchos. Pero para mala fortuna del pueblo, no pasó de ahí. A muchos no les importó el fracaso de esta acción. Lo consideraron como una necesaria advertencia a políticos corruptos, a regímenes guardianes de la clase dominante, cada quien jugando a su propio juego, y así a espaldas del sentir popular, no hicieron falta los oportunistas coyunturales.

Los venezolanos si creemos en la democracia, para ello que se lea y se entienda nuestra historia, nuestros sacrificios, desprendimientos y luchas. Esta acción ocurre por ello mismo. Con la libertad política de militante en un partido para ser instrumento útil del voto, no se iba al mercado, no se comía, no se obtenía educación, ni salud y esto por supuesto que “ alguien," tenía que tactarlo, que disgustarse y que lanzarse, porque las medidas de orden económico, que se establecieron en ese momento como “el paquete", no fueron otra cosa que la excelsa brutalidad de una dictadura corrupta y politiquera que siguió el mismo ritmo, la misma contradicción entre la mayoría a quien no le alcanzaba el salario ni para el pasaje y la minoría elitesca y opulenta que abusaba de los beneficios del poder. Dinero gastado a borbollones, construcciones fantásticas para oficinas y centros comerciales, urbanizaciones con quintas faraónicas, automóviles de lujo, exhibicionismo esnobista de ese nuevo riquismo desatado y amparado bajo estos regímenes que durante 40 años no habían hecho más que “vivir a costillas de los hombres que producen trabajo”.

Esto no se puede soportar estoicamente y ya hemos vivido las reacciones que se quieren neutralizar, lanzar de lado desacreditándolas, en vez de oír sus gemidos, que no son de dolor, sino de la "ira" provocada por los que nos oprimen.

(Continuará…)

Víctor J. Rodríguez Calderón

 
Y VINO UN VIENTO DE FIN DE MUNDO
Víctor J. Rodríguez Calderón

SÁLVESE QUIEN PUEDA EN LA CANARIAS DE LA RIP
Rubén Alemán

El silencio cómplice
Fidel Castro

Península coreana: ¿nacimiento de una nueva potencia geoeconómica?
Alfredo Jalife-Rahme

Prácticas de Derecho Político
Javier Ortiz

De 23 en 23 hasta llegar a 187.000
Manuel F. Trillo

El gobierno de los R.I.C.os
Juan García Luján

VOLVER LOS GIRASOLES CIEGOS QUISIERAN
Miguel Mata

Socialismo hacia el siglo XXI (XIV). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

Suciedad democrática
Agustín Mora

NI EN DIOSES, REYES NI TRIBUNOS
Teodoro Santana

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap