:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

La frase preferida de todo censurador fascista: «Tú… ¿por qué no te callas?»

¿Cómo se atreve el cómplice de Franco a tutear a un presidente electo? ¿Puede un militar inmiscuirse impunemente en asuntos de política exterior? ¿Qué intereses defiende el autócrata? ¿Qué es lo que el franquista coronado no quiere que escuchemos? Bien, he aquí la respuesta: no nos da la gana callar, porque estamos cambiando el mundo de base.

Estupor y vergüenza al contemplar las imágenes: un usurpador fascista, consiguió colarse entre los miembros de la delegación española que acudió a la Cumbre Iberoamericana. El sujeto en cuestión —un militar—, no consiguió ocultar su intolerancia sectaria al escuchar la intervención del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y contra todo pronóstico, osó interrumpirle, bramando censura.

«Tú...» —interrumpió el monarca, tuteando al presidente Chávez—, «¿por qué no te callas?» dijo por fin, creyendo al parecer, que sus órdenes de silenciamiento serían obedecidas en el extranjero como lo eran dentro del territorio del Estado español.

El franquista exige silencio... bueno, no es novedad, todos aquí sabemos bien de cómo funciona el tabú borbónico. Todos los representantes de la prensa española conocemos perfectamente de qué se puede y de qué no se puede informar —tratándose de la corona—.

La corona exige silencio... y es lógico: lo arbitrario requiere de la sombra, porque si muchos supieran, pensaran y hablaran sobre el carácter injusto del símbolo supremo de la desigualdad, se darían perfecta cuenta de que algo así, no puede, ni debe representar un país.

Borbón mandando callar a un legítimo y genuino jefe de Estado electo. ¡Qué atrevido es el fascismo! ¡Qué ridículo espectáculo! ¡Qué vergüenza ajena, como vecino de Madrid! ¿Y éste es el individuo al que debo pagarle casi 10 millones de euros anuales? ¿Por qué? ¿Éste es el sujeto que debe moderar a nuestros máximos representantes electos? ¿Por qué? ¿Un militar en el techo de mi país? ¿Por qué?

¡Fuera el rey! ¡Basta de ignominia! ¡Exigimos elecciones de verdad! ¡Nadie es más que nadie! ¡No existen personas inferiores! ¡Ningún semen debería conferir la jefatura de Estado! ¡No es serio! ¡No es ético! Un cargo público no-electo, no es un verdadero cargo público, es otra cosa. Ni por casualidad, ni por amenaza, ni por inercia, ni por tradición, ni por religión, ni por las armas, ni por interés... ¡Lo arbitrario no puede ser justo! ¡Exigimos todo el poder para el Pueblo!

¡Viva la República!


(Fuente: Rebelión)
Jaume d'Urgell

 
El debate de la Cumbre
Fidel Castro

Menudo atasco
Colectivo Ecologista Atamarazayt

¡Cállate, indio!, soy el Rey de España
Manuel F. Trillo

¡¿POR QUÉ NO TE MARCHAS, ROMANO?!
Agustín Mora

Pues me voy, ¡hala!
Iñaki Urdanibia

Su majestad
Amilcar Briceño

La indignidad del Juan Carlos de Bolsón
Ramón Jaramillo

El rey está nervioso
Editorial de LA JORNADA

Pakistán: ¿Qaedastán y talibanización benditas por Bush?
Alfredo Jalife-Rahme

Juan Carlos I Rey de España Gracias al Caudillo
Santiago Oropeza / Silvana Giglio

¿Por qué no te callas, Borbón franquista?
José Manuel Martín Medem

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap