:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

¡QUE SE BESEN, QUE SE BESEN!

Mayo de 2.006. Calderazo habemus. Caldera, patronal, y, por supuesto, sus agencias de colocación, UGT y CC.OO, ya la han firmado. Lo malo de la contrarreforma laboral ratificada el pasado martes día 9 y que entrará en vigor el próximo 1 de julio no es únicamente la trampa de la conversión de los contratos temporales en indefinidos transcurridos dos años en el mismo puesto de trabajo dentro del plazo de 30 meses, con el correspondiente abaratamiento del despido de 45 a 33 días. Tampoco la rebaja en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social en un punto y al FOGASA (Fondo de Garantía Salarial). Lo grave es que los trabajadores y trabajadoras cada vez tenemos menos derechos y encima, agárrate que vienen curvas, se avizoran próximas reformas del sistema de pensiones y de la negociación colectiva, donde primará el acuerdo individual con el patrón y no la voluntad colegiada de los comités de empresa o grupos de trabajadores.

¿De que garantía de eliminar la precariedad laboral me hablan? ¿Cómo que se va a producir una mayor estabilidad en la contratación, que actualmente supone que de cada diez contratos que se firman en Canarias, nueve sean eventuales? Tranquilitamente, un empresario podrá llegar al año y once meses de contratación encadenada de un trabajador o trabajadora y decirle “hasta luego, Lucas”. Amigos, recordemos que el despido en España es libre, aunque no gratuito pero sí baratito (20 días por año trabajado por ejemplo en el caso de contratos por obra o servicio determinado). Pero aun así, en caso de que la magnanimidad beatífica del empresario –o empresaria, hay que utilizar también aquí el lenguaje de género- conlleve la susodicha conversión, pagará menos por el despido. Con lo cual, podrán pasar los consabidos dos años y… a la calle, que no tengo que pagarte 45 días sino 33. La cuadratura del círculo. O la redondez del cuadrado. Como ustedes quieran o prefieran.

Pero no sólo esto. La historia es la madre de la humanidad toda. La memoria, el cerebro de los pueblos. La cultura, su alma. La lucha, su corazón. La solidaridad, su vida. Esta contrarreforma laboral la puso en marcha la socialdemocracia de Gerhard Schröeder en Alemania hace unos años. Conclusión: aumentó el paro, la precariedad continuó y finalmente, cayó el gobierno rojiverde. En el Estado español, las sucesivas reformas para luchar contra la precariedad, por ejemplo, la pepera de 1.997, sólo sirvió para que los empresarios-as se ahorraran unas pingües perras en el despido y he aquí que los canarios y canarias seguimos estando a la cabeza en la UE en precariedad, consiguiente siniestralidad laboral, subcontratas y fraudes en la contratación.

Acerca de los fraudes: desde que en 1.984 se dio vía libre a la temporalidad con la quiebra del principio de causalidad en la contratación, esto se ha convertido en la casa de tócame Roque, de la que hablaba Cervantes en su célebre novela “Rinconete y Cortadillo”. Cachondeo. Contratos temporales a go-gó que no responden a la verdadera naturaleza de la causa temporal de la contratación. Y así nos va.

De la contrarreforma –una verdadera reforma sería la que garantizase los derechos de los obreros- podríamos estar hablando horas. Pero, para cerrar esta columna de opinión, quiero detenerme en un tema poco abordado sobre este asunto: el enorme déficit democrático del nuevo marco de relaciones laborales que nos aplicarán en las islas precisamente por la falta de soberanía que nos ahoga. ¡Ay, artículo 149.1 de la Constitución! Durante 14 meses, superburguesía, mediogobierno y minisindicatos, han estado cocinando a la chita callando una contrarreforma que, aunque conocida en algunos cenáculos más especializados, se ha silenciado al pueblo, a la opinión pública, al debate ciudadano. He aquí que, de la noche a la mañana, y sin pasar por el Parlamento para ser debatida y consensuada con Comunidades Autónomas, sindicatos representativos en las mismas, comités de empresa, intelectuales, estudiantes, etc., se aprueba por Real Decreto-Ley. Muy democrático, sin duda… ¿Les recuerda esto a algo llamado Tratado Constitucional Europeo?

No importa. Aquí no pasa nada. Por fin llegó el Circo Mundial a Las Palmas.

(*) Rubén Alemán Sánchez es miembro del Consejo Nacional y Secretario del Comité Local de Las Palmas de Gran Canaria de UNIDAD DEL PUEBLO
Rubén Alemán - laspalmasgc

 
Gran Canaria en gris
Ana Alonso F. Aceytuno

Las «15 contradicciones» de la perdición del imperio estadunidense, según Galtung
Alfredo Jalife-Rahme

Socialismo hacia el siglo XXI (VI). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

Reflexión sobre duras y evidentes realidades
Fidel Castro

El fuego de Gran Canaria cruzó mares
Ana Marisa

Renegados de izquierda: servidores vergonzantes del capital
Manuel Moncada Fonseca

Canarias, la colonia abandonada
Agustín Mora

EL CAPITAL DE MARX
Friedrich Engels

Marlaska y la muerte de Mitrofán
Manuel F. Trillo

TODOS LOS FUEGOS EL FUEGO
Teodoro Santana

¿En el Socialismo del siglo XXI habrá explotación o elite económica?
Francisco Umpiérrez

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap