:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Los atroces eufemismos de las guerras del siglo XXI

"Lo que mejor muestra el espíritu de una época, no es la manera de vivir las personas en ella, sino su manera de matar, de matarse entre sí. En éste sentido nuestra época ha descendido al más ínfimo nivel moral a que ha podido descender el hombre en su cobardía" (José Bergamín)

El siglo XXI, junto con algunos adelantos en investigación genética aplicada a la medicina, nuevos adelantos en informática que permiten controlar a la población cada vez más, el nuevo fantasma que recorre ahora Europa, con la derecha más extremista y reaccionaria escalando puestos en los parlamentos de los Gobiernos, con los nuevos impulsos a la globalización internacional y la integración mundial, donde priman los intereses de los "países desarrollados", con EEUU aconsejando la "abstinencia sexual" para evitar las enfermedades contagiosas y los embarazos no deseados como únicas medidas para educar a una población que encuentra en el sexo (con eso que llaman amor o sin él), su manera natural de compartir con los demás, esa sensación que sólo se consigue con la unión de dos cuerpos que se desean, con el Papa y su más que acusado parkinson predicando la resignación ante las desgracias artificiales y las naturales, con un incremento de todos los países del mundo en sus gastos armamentísticos y un descenso notable en políticas sociales y educativas, el siglo XXI digo, también nos trajo los atroces y terribles eufemismos para nombrar a las nuevas guerras con las palabras "Justicia infinita", como la quisieron llamar en un primer momento y que tuvieron que corregir inmediatamente ante el rechazo de la mayoría de los países islámicos "aliados" de EEUU por "Libertad duradera" o el otro más macabro si cabe, que utilizan los judíos de "Muro de defensa".

Así, con este perverso y oscurantista sistema, EEUU en nombre de la "Libertad duradera" tiene carta verde para matar, arrasar y destruir a buena parte de Afganistán. Y con nuevos planes para invadir Irak, Irán y otros países islámicos que él considere que son cuna de nuevos "terroristas" que pongan en peligro esa su "Libertad duradera", desde el momento que lo estime, sin tener en cuenta a la "Opinión Internacional", representada en organismos como la ONU o la UNESCO, y que en vista de lo visto pintan más bien poco o nada a la hora de pararle los pies a este Goliat que nos ha tocado en desgracia. A las cosas hay que, por lo menos, intentar llamarlas por su verdadero nombre, y a lo que EEUU práctica se le denomina simplemente "Terrorismo de Estado": bestial, cruel, atroz terrorismo de Estado que descargan, impunemente, no sólo en contra de lo que ellos llaman "terroristas", sino que arrasan todo aquello que se interponga en su camino: hospitales, escuelas, casas, agricultura, como también a niños, ancianos, mujeres.Destruyen a casi todo un País (primero fue Irak, donde los que han salido más perjudicados han sido los niños debido al fuerte y desmedido embargo a que lo tienen sometido), como pasó recientemente con Afganistán. Esto explica que la posición de EEUU para la creación de un Tribunal Internacional que juzgue los crímenes de guerra y los genocidios, siempre encuentre un rechazo de pleno y de plano. Y es así, porque temen que un Tribunal Internacional independiente los ponga a ellos un día en el banquillo de los acusados. ¡Cómo van a permitir tamaño despropósito! ¡Ellos, los garantes de la "Libertad duradera" en el mundo!

Pero si lo que práctica EEUU es de juzgado de guardia, lo que está haciendo Israel con el pueblo palestino clama al cielo. Israel, a lo que es no respetar los más mínimos Derechos Fundamentales de los palestinos lo denomina, sin caérsele la cara de vergüenza, "Muro de defensa". Lo que pasó en el campo de refugiados de Jenín está todavía por investigar. Los pocos observadores internacionales que han tenido la oportunidad de acercarse hasta sus entrañas, no tienen ni palabras para denominar todas las atrocidades que pudieron llegar a ver. Sólo llegaban a balbucear que nunca antes habían visto nada igual: lo comparaban a un fuerte y terrible terremoto que lo había arrasado todo y no había dejado nada en pie. Esto que los judíos denominan efumísticamente "Muro de defensa" también es, sencillamente, "Terrorismo de Estado". Y aquí no pasa nada. Ni la Unión Europea, ni la Comunidad Internacional pudieron parar la tremenda barbarie que cometió Israel contra todo el pueblo palestino. Como tampoco pudieron hacerlo con EEUU cuando invadió Afganistán. Sólo dejaron a su paso una estela de muerte y destrucción. Decían que para acabar con lo que ellos llaman "terroristas".

No sólo no han acabado con los "terroristas" sino que han conseguido con sus impunes acciones llenar con más odio los corazones de los que también se han sentido en algún momento ultrajados, vencidos, humillados... Los palestinos ansían tener un Estado libre, soberano, digno. Simplemente luchan por sus derechos: que Israel reconozca la existencia del Estado Palestino y se le reconozcan sus derechos históricos sobre territorios que ha invadido -impunemente- el ejército judío: toda la maquinaria de guerra que ha desplegado más allá de lo que son "sus fronteras artificiales". Aquí, como dicen por ahí, o jugamos todos o rompemos la baraja: así de claro y así de contundente. No existe ya otra forma posible de convivencia pacífica en todo el mundo a partir del 11 de septiembre. Por lo que, en cuanto antes se sienten a dialogar los diferentes intereses encontrados en estas acciones, antes se evitará seguir caminando hacia el abismo oscuro y profundo hacia el que, de seguro, se encamina el mundo de seguir así sin freno ni concierto internacional.

Un poco de historia

La ONU junto a la UNESCO decidieron declarar al 2000 como "Año Internacional de la Paz". La verdad que, a mí, esto de dedicar o declarar un día o un año, como día de la mujer, día del trabajador, día de la infancia, día de la tercera edad o día de.(añadan ustedes cualquiera que se les ocurra), no me parece en principio mal. Pienso, que aunque es insuficiente para concienciarnos verdaderamente sobre el problema en cuestión, nunca está de más refrescarnos la memoria, recordar, reflexionar, aunque sólo sea un día, un mes, un año.sobre los males y las deficiencias más perentorias que asolan al mundo sin contemplación.

Por poner un ejemplo, no hace falta ser un experto en cuestiones internacionales para contabilizar el número de conflictos armados que se extienden por todo el mundo como verdaderos jinetes del Apocalipsis. Los de Sierra Leona, Chechenia, Timor Oriental, Kosovo, Irak, la guerra de Los Balcanes, fueron a los que se les dio una mayor cobertura mediática. Entonces aparece la paradoja, no por curiosa menos terrible: que estas guerras o conflictos armados tienen lugar -la mayor parte de ellos-, en países que pertenecen a lo que se conoce como el Tercer Mundo. No deja de ser un verdadero disparate, un tremendo absurdo, que éstos países no tuvieran planes de desarrollo ni públicos ni privados, para disponer de más hospitales, escuelas.y sobretodo para alimentar a sus habitantes. Sin embargo, sí dispongan y gasten ingentes cantidades de "dólares" en la compra del armamento más sofisticado. De esta forma, la sociedad civil de estos países sufre los abusos, desmanes y despropósitos de los que son sus gobernantes -en su mayoría regímenes militares y dictatoriales-, como hambruna, epidemias, altísima mortalidad infantil, desamparo de ancianos y mujeres, niños reclutados para la guerra, en fin, todo tipo de abusos y tropelías. Y entonces nos damos de frente con la más cruel e inhumana de las realidades: que son los países llamados del Primer Mundo los primeros y principales suministradores de armas a éstos países en conflicto bélico, incumpliendo, no sólo el más elemental derecho humano que ellos mismos legislaron en 1948 como es respetar el derecho a la vida, sino además, uno de los acuerdos internacionales de la ONU, en cuanto a la determinante prohibición de la venta de armas a países en guerra. Así, con una hipocresía, con un cinismo que raya en la desvergüenza, por un lado se llenan la boca con palabras como solidaridad, derechos humanos, ayuda humanitaria, y por otro, no les tiembla la mano para firmar los envíos de armamentos, y aún menos para cobrar lo vendido impunemente (siempre por adelantado, por supuesto).

España y la Unión Europea

Si ésta es la sangrante situación en los países del Tercer Mundo que se encuentra en algún conflicto armado, en los países occidentales, y concretamente en los que pertenecen a la Unión Europea (UE), la situación no es menos disparatada. ¿Para qué sirvió que la ONU declarara el 2000 como año Internacional de La Paz, si nadie, o casi, se para a pensar sobre las terribles cuestiones que conllevan todas las guerras, si son pocos las personas las que se preguntan sobre cuáles son las razones originarias y últimas de que ocurran estos conflictos bélicos? ¿A quién le interesa que existan estas guerras en los países del tercer Mundo? ¿Quiénes son los mayores beneficiarios de estas situaciones?.

Por poner un ejemplo que nos toca más de cerca, el ministerio de defensa del Estado español es uno de los que ha visto incrementar su presupuesto, superando a los ministerios de sanidad o educación. (¿Por qué no ponen estas cuestiones bien claras en sus programas electorales y se dejan de engañar al pueblo siempre ignorantado hasta lo indecible y sumiso hasta la provocación?). A todo esto hay que añadir que España es el quinto fabricante de armas en el mundo.

Pero la cosa no queda ahí. La Unión Europea ya reconoce sin ningún tipo de recato ni ocultación, el "previsible" aumento de los gastos militares para la futura defensa y seguridad comunitarias, especialmente para la creación en el año 2003, de una fuerza de intervención inmediata que contará con unos sesenta mil efectivos. En una de las cumbres de ministros de Asuntos Exteriores y Defensa de la UE, el secretario de Asuntos Exteriores español reconoció que "a largo plazo es obvio que si hay consenso político en Europa, debe reforzar su papel militar como base de un papel político más relevante, deberá que definir los recursos que se dedican a este tipo de actuaciones" .

La OTAN y sus mentiras

Para el profesor Jorge Stratós, la guerra ha sido sin ningún género de dudas el más grande y decisivo determinante de la situación mundial del siglo XX, especialmente de su segunda parte. (Y sino cambia el "Orden Internacional" lo será también en el siglo XXI). "En una década de desmedidos ensayos bélicos, nos hace ver el profesor Stratós, es imposible cerrar los ojos ante ésta evidente realidad y quién maneja los hilos de la política, la economía y la guerra en todo el mundo".

Con los términos mundialización, globalización o universalización, se pretende describir el proceso mediante el cual las barreras económicas, políticas, sociales y culturales entre los distintos países se van flexibilizando, rompiendo o desapareciendo. Un solo mundo. Un solo mercado. Pero la globalización también es militar, no sólo económica o financiera. Internacionalización de los conflictos, intervención de las distintas fuerzas armadas en salvaguardar, ayer, las injerencias u ocupaciones extranjeras (no todas) y los de los derechos humanos (no todos ni en todas partes) hoy, la invasión de países en busca de "terroristas".

Canarias en el "desconcierto" internacional y la OTAN

Canarias todavía no se ha quitado la espina de permanecer al margen de ésta organización eminentemente militar, ya que el pueblo votó mayoritariamente en contra de nuestra integración. Aún a pesar del referéndum que dijo No a la OTAN, nos integraron, y aquí a callar y a ponerse firme todo el mundo. Y aunque su principal razón de ser era la existencia del Pacto de Varsovia y éste se desintegró, la OTAN al contrario, no sólo no se disuelve, sino que amplia su composición y su campo de intervención, convirtiéndose en gendarme mundial con capacidad de intervenir en los conflictos armados que ella estime oportuno.

El papel de EEUU

La caída de la Unión Soviética ha dejado a EEUU como única superpotencia hegemónica del planeta, y el problema ahora estriba en que sus gobernantes y sus dirigentes confunden los intereses de su país con los del resto de países del mundo. Los que de forma clara y contundente se oponen a esta situación integran una lista negra: en ella están países como Cuba, Irak, Libia, Irán. y hasta no hace mucho, Afganistán, que casi literalmente fue barrido del mapa.

Ante este oscurantista y tenebroso panorama mundial sale gente afirmando, alegremente, que el siglo XXI va a estar marcado por el enfrentamiento entre, dicen, "Las libres democracias occidentales" y el terrorismo de los fundamentalismos religiosos y nacionalistas.

Sin embargo, nosotros compartimos con el profesor Julián Ayala que "el mundo no está compuesto solamente de genocidas y cómplices de genocidas, de fabricantes de armas y de criminales de guerra, aunque éstos gobiernen hoy en los principales países de la Tierra. También hay pacifistas, también hay hombres y mujeres de ojos limpios que ven más allá de sus orejas que nos quieren imponer los bien-pensantes únicos". Esto, junto a lo que afirma nuestro compatriota Víctor Ramírez de que "aunque no hay razones para la esperanza, siempre habrá motivos para la dignidad", es lo que nos mantiene para seguir luchando por un mundo más justo, más digno, más libre.

José Almeida Afonso - almeidaafonso

 
¡Irán no aniquiló a Israel ni al planeta!
Alfredo Jalife-Rahme

MEMORIAS DE AGÜIMES DE FRANCISCO TARAJANO PÉREZ
José Almeida Afonso

A FAVOR DE LA VEGA DE GÁLDAR
Pedro J. Brissón

La degradación de los fondos marinos de Fuerteventura
Mafersa

Eterno engaño en la pesca canaria
Plataforma por el Mar Canario

ES QUE LES DA IGUAL TODO
Rubén Alemán

Es mentira que Israel-EEUU se retirarán del Líbano
Abraham Dip

EN APOYO A LA LUCHA DEL PUEBLO MEXICANO
UNIDAD DEL PUEBLO

CRISIS POLÍTICA EN MÉXICO
David Bahem

Drogas y movimientos sociales
Crespo


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap