:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

Drogas y movimientos sociales

No pretende este texto ser un guía moral de lo que esta bien y lo que esta mal. Sólo apuntar algunas reflexiones a cerca de las consecuencias de las drogas en la sociedad en general y en los movimientos sociales en particular. Las actitudes de los militantes anticapitalistas son importantes y todos intentamos, de alguna manera, influenciarnos respecto de las posturas que encontramos contrarrevolucionarias.

Del mismo modo que no consentimos actitudes racistas en la calle o de esquirolaje en una huelga, debemos analizar otros fenómenos que nos afectan directamente y que están enterrados en el olvido del debate y la reflexión política. Uno de estos fenómenos es, sin duda, el gran negocio de la droga.

Un negocio profundamente autoritario y capitalista

La droga básicamente es, como (casi) todo en esta vida, un negocio capitalista. Pero con el añadido de que la droga es innecesaria para satisfacer las necesidades humanas. Es, si acaso, una necesidad creada, bien para entretener al pueblo mediante sus efectos de “evasión de la realidad”, bien para engordar los bolsillos de la clase empresarial que la produce y la trafica. En la actualidad sirve para ambas cosas.

La producción, el trafico y el consumo de drogas es, junto al tráfico de armas y la explotación animal, uno de los negocios sin piedad más boyantes, económicamente hablando, en la actualidad. Sobretodo desde el desarrollo industrial y el rapidísimo avance de la sociedad capitalista, las drogas se han convertido en una mercancía que genera multitud de ganancias para los bolsillos empresariales. Ganancias económicas que pasan por encima de cualquier posible derecho de las personas.

Así es normal que la potente maquinaria que se beneficia de este sucio negocio (patrones, productores, traficantes, camellos, policías, militares, políticos, jefazos de las redes de prostitución...) empujen a l@s niñ@s de los barrios pobres a que trafiquen con drogas a cambio de pagarles con una dosis. Así consiguen que sean unxs consumidores adictos, por lo tanto esclav@s de su propio trabajo. No dudan, tampoco, en enviar a mujeres con brutales necesidades económicas en avión con el estómago lleno de drogas para que pasen las fronteras y se las entreguen a los traficantes de países foráneos. Con el riesgo para ellas de que en cualquier momento explote una de las bolsitas donde llevan la droga y mueran en el acto, ya que estas sustancias son una bomba que no puede soportar ni el sistema digestivo ni el riego sanguíneo. Luego, cuado estas mujeres llegan a sus destinos, son obligadas a defecar rápidamente estas sustancias por un cantidad de dinero determinada. Si no lo expulsan en el tiempo que los traficantes consideran oportuno muchas veces son abiertas en canal (desde la vagina hasta el cuello) para extraerles la droga. Todo esto se hace, como sabes, para ganar dinero. Se hace para que los destinatarios finales compren y/o consuman la droga y, por lo tanto, siga engordando este negocio en continuo movimiento. Todo esto se hace, en definitiva para que tu te lo compres. Eres parte de ese eslabón fundamental sin el cual no habría este negocio.

Y tu, que perteneces a los movimientos sociales, que de alguna manera te puede afectar que para que tu te metas un tiro o te comas una pastilla se cometan todas las injusticias antes descritas, puedes actuar en consecuencia. Del mismo modo que no compramos en Mercadona, porque sabemos como tratan a los trabajadores y porque apoyamos sus luchas, no deberíamos participar de este patético negocio. Cierto es que nuestro boicot a Mercadona es simbólico, que ese gran monstruo no deja de ganar dinero, pero así todo lo llevamos a cabo porque sabemos lo que hay detrás. Lo mismo podríamos aplicar a tantos otros ámbitos, sobretodo cuando son tan perjudiciales para la salud e innecesarios como la drogas.

Parece que hay gente que piensa que la droga la producen felices trabajadores sin ningún tipo de explotación. Que luego se lleva al bar de turno donde el buenrrolista del camello (ese pesado al cual se junta todo el mundo solo por la mercancía que vende) te lo pasa así sin más. ¡Mientras tanto, tu te lo metes quejándote de lo mal que va el mundo!

El estado, por su parte, consiente y participa directamente en esta maquinaria. Por un lado lo consiente porque, a pesar que diga combatir la droga ilegal, los barrios están llenos de droga y en escasos minutos con algo de pasta uno puede conseguir cualquier droga fácilmente. No estoy diciendo que el Estado tenga que combatirla y que eso sea la solución. Simplemente constato el hecho de que no lo hace y que encima alardea de hacerlo. ¿Y por qué no lo hace? Pues porque no le causa ningún problema que las masas se droguen sino todo lo contrario. Drogad@ no puedes luchar, eres un despojo social y tu potencial revolucionario queda reducido al ridículo. En ese estado eres una mercancía del sistema, evadiéndote de la realidad, siendo una marioneta de los empresarios que generan la droga por intereses económicos y de poder. Los mismos empresarios que, casualmente, son amigos del estado. Los mismos empresarios que financian las campañas de los partidos políticos que conforman el estado.

La persecución de la droga por parte del estado se trata de una campaña para lavarse la cara ante la opinión publica ya que es un tragedia muy dura para muchas personas y familias. Sin embargo, por detrás fomenta el consumo de sustancias ilegales: existen muchísimos policías camellos y los camellos que no son policías suelen ser los mejores confidentes de éstos. Además no debemos olvidar que el estado fomenta el trafico y consumo de drogas legales; las regulariza y legaliza: alcohol, tabaco y diversos fármacos. Todo esto le reporta grandes beneficios económicos a través de los impuestos. Nuevamente les reporta rentabilidad política ya que el consumo de droga es uno de los mejores elementos usados por el poder para la desmovilización social y la pasividad. De ahí que en numerosas ocasiones hayan introducido premeditadamente en barrios obreros o en luchas que ya se estaban desencadenando la heroína u otras sustancias similares para conseguir la desmovilización total de las revueltas.

Quizá el que sea una sustancia ilegal haga a la gente del “rollito” acercarse a este mundillo. Por que está “prohibido” y eso “mola mazo”... Lo ilegal no siempre es sinónimo de justicia (es ilegal violar a una persona y no por ello vamos en masa a “romper esa ilegalidad”). Curiosamente lo que es ilegal y es revolucionario es imposible hacerlo totalmente drogado, desorientado, desubicado, metido en un paraíso artificial inexistente. En definitiva, siendo objeto de un bien de consumo que beneficia, lo mires por donde lo mires, los intereses del estado y el capital. La droga forma parte del la potente cadena de ilusiones necesarias consumistas que nos impiden avanzar en la lucha.

La vida que llevamos está totalmente mercantilizada y muchas veces parece carente de sentido. Los situacioncitas lo definieron como "la no-vida". La droga, como elemento evasivo de esta dura realidad donde la explotación y la injusticia salpica todos los ámbitos sociales, es un potentísimo desmovilizador social. Muchas veces recurrimos a ella para conseguir esa evasión. No obstante, debemos buscar otras maneras de intentar ser felices y sociables que no pasen por fortalecer estas potentísimas maquinarias de opresión que nos atan sin darnos cuenta. Nos destrozan la salud, destrozan la salud de otros y fortalecen los intereses del estado.

Puedes pensar que consumiendo droga eres libre ¿libre? La sociedad de consumo ha hecho “libres” a los que poseen coches tuneados, casas hipotecadas, se divierten en centros comerciales y consumen infinidad de bienes materiales creyendo que eso les hará libres.... La droga no es “alternativa”, no escapa de estos círculos consumistas, muchas veces elitistas, que fortalecen al mercado, y hacen que nos comportemos de la misma manera que los sectores consumistas que tanto criticamos. El consumismo ha sido la mejor manera que el capitalismo ha encontrado en occidente, en las últimas décadas, de formar esclavos. Producción y consumo: el uno no puedo vivir sin el otro y viceversa. Todo un circulo que debemos romper para conseguir esa transformación social de la que siempre hablamos. En occidente, hoy por hoy, es más práctica una huelga de consumo que una de producción.

Se ha diseñado en los modernísimos despachos empresariales una moda “alternativa” para atraer a los jóvenes rebeldes al sistema. Mediante la cual potencien, vació de contenido, este afán “luchador”, mientras en realidad, están fortaleciendo los negocios que sustentan y endurecen la durísima corteza de la dominación. Una moda que no dista prácticamente en nada de las que no se dicen alternativas, que tanto se critican en estos círculos de activistas.


“Estoy contra un sistema, contra toda autoridad,
contra todas las formas que hoy existen de mandar,
no admito llegar a convertirme nunca en esclavo
y lo hago tiro a tiro, y lo soy gramo a gramo

Confundes una pesadilla con un sueño,
te confundes buscando el cielo en el infierno.

Y te crees mejor, te crees un dios, te crees más listo mucho mas listo que yo,
eres capaz de todo y eres incapaz de nada,
toda tu vida gira alrededor de esa basura
y te pones violento, te pones muy violento, hasta que te pones,
y que marcha y que buen rollo, lo ves todo tan blanco,
lo ves todo del color que te esta matando

Consumiendo, consumiendo, poco a poco te estas consumiendo”
.

Alternativa Platino de Habeas Corpus. A las cosas por su nombre.


(Fuente: La Haine)
Crespo

 
China ha puesto fin a la arrogancia occidental en Africa
Editorial del DIARIO DEL PUEBLO

Londres: terrorismo ficticio, guerra real
Jürgen Elsässer

¡Irán no aniquiló a Israel ni al planeta!
Alfredo Jalife-Rahme

MEMORIAS DE AGÜIMES DE FRANCISCO TARAJANO PÉREZ
José Almeida Afonso

A FAVOR DE LA VEGA DE GÁLDAR
Pedro J. Brissón

La degradación de los fondos marinos de Fuerteventura
Mafersa

Eterno engaño en la pesca canaria
Plataforma por el Mar Canario

ES QUE LES DA IGUAL TODO
Rubén Alemán

EN APOYO A LA LUCHA DEL PUEBLO MEXICANO
UNIDAD DEL PUEBLO

CRISIS POLÍTICA EN MÉXICO
David Bahem

Drogas y movimientos sociales
Crespo


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap