:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

China ha puesto fin a la arrogancia occidental en Africa

Una calle de gran concurrencia de Dakar, capital de Senegal, fue el primer lugar de preferencia para radicarse entre los sectores de élite educada en París. Estos sectores incluyen a profesionales, administradores universitarios, y funcionarios de los departamentos de alta responsabilidad. Sin embargo, hoy en día, esta calle más concurrida parece más a hogares de los comercianes chinos que venden zapatos, productos electrónicos, joyería plástica, etc., y sus puestos de venta se instalan en las viejas villas de la calle.

Los chinos se perfilan no sólo en los países africanos ricos en yacimientos petrolíferos, sino también en toda Africa en un corto plazo de tiempo. Desde 2001, el volumen de comercio entre China y Africa se ha triplicado.

China no es el primer país que busca fortunas en Africa; hay muchos otros que le precedieron. Primero, los árabes, y después los europeos, establecieron allí sus imperios explotando la riqueza africana y el sudor del pueblo local.

En todo el proceso de contacto intermitente entre el mundo y Africa, el continente africano abastecía principalmente materias primas valiosas para los países desarrollados, y al mismo tiempo, y les servía de mercado abierto para los productos de bajo costo. Pero al parecer la llegada de China ofrece a Africa algo completamente nuevo: relaciones comerciales directas sobre la base de igualdad, beneficio mutuo y no intervención de asuntos internos de una parta en otra.

La historia contemporánea de China ejerce una fuerte fascinación en las zonas africanas subsaharianas. En los últimos 20 años China ha logrado librado a millones de sus habitantes de pobreza, convirtiéndose en una entidad económica con un ritmo más elevado de desarrollo en todo el mundo.

Tiene un gran significado la presencia de China en Nigeria, Angola y otros países ricos en recursos naturales, pero su presencia se aumenta cada vez más también en otros países africanos que son vistos evidentemente con ojos menos buenos. En Sierra Leona, compañías chinas construyen caminos y renuevan hoteles y restaurantes. En Mozambique, compañías chinas invierten en el procesamiento de soya y en la cría de camarones. En senegal, compañías de construcción de China construyen carreteras, puentes y obras hidraulícas, y las pequeñas empresas chinas se dedican unas tras otras a la importación de productos baratos de China, establecer restaurantes, y clínicas de medicina tradicional de China. En el Congreso de la Unión Africana celebrado en julio, la delegación china hizo palidecer a las delegaciones enviadas por Francia, EE.UU. y Gran Bretaña.

En un lapso posterior a la independencia de los países africanos, la “moda” prevaliente en Africa era la industrialización a ritmo acelerado. Los sucesos posteriores demuestran que en la mayoría de los países africanos este experimento no sólo es caro sino que no cuenta con buana administración. Después de la desintegración de la Unión Soviética, muchos países africanos comenzaron a adoptar el “concenso de Washington”. Sin embaro, sólo la reforma económica podrá elevar el nivel de vida de las grandes mayorías africanas, y por lo tanto, muchos africanos dejaron de sentirse fascinados por el Occidente. Un experto senegalés en silvicultura que trabaja en los programas de desarrollo de la ONU afirmó: “Occidente nos ha cerrado su puerta”, y “aún cuando adoptáramos sus planes, valdría más sus intereses al fin y al cabo.”

Duncan Cramp, investigador de la Comisión Oxford de Alivio de Hambruna de Gran Bretaña, señaló que desde hace mucho tiempo Occidente trata de resolver el problema de Africa recurriendo a un sólo modo de concepto. No importa qué papel juega China al fin y al cabo, lo más importante es que China ha introducido en Afirca el factor de competición. Para los africanos, dijo, la actitud de Occidente está experimentando cambios, y se ve obligado a dejar su arrogancia.

Editorial del DIARIO DEL PUEBLO

 
CONCENTRACIÓN EN CONTRA DEL FUTURO PUERTO DE ATRAQUES EN SARDINA DEL NORTE (GÁLDAR)
UNIDAD DEL PUEBLO-Norte G.C.

NEGROS
Teodoro Santana

EEUU siempre abriga la alucinación de una guerra mundial
Editorial de DIARIO DEL PUEBLO

El complot terrorista del Reino Unido fue una farsa
Craig Murray

Crisis iraní: mejor la salida diplomática que la opción militar
Alfredo Jalife-Rahme

800.000 euros para limitar la libertad de expresión
Manuel de la Rosa Hernández

MEMORIAS DE AGÜIMES DE FRANCISCO TARAJANO PÉREZ
José Almeida Afonso

A FAVOR DE LA VEGA DE GÁLDAR
Pedro J. Brissón

Eterno engaño en la pesca canaria
Plataforma por el Mar Canario

ES QUE LES DA IGUAL TODO
Rubén Alemán


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap