:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

OPINIÓN

Se le ocurre a usted decir públicamente que le parece bien la resistencia nacional irakí contra los ocupantes extranjeros, y lo mismo va un juez español y lo empapela por "apología del terrorismo".

Vuelve el delito de opinión, que llega el invierno en materia de libertades. Reúnase usted con un ciudadano que está en libertad y con todos sus derechos en vigor, e igual lo empapela el magistrado de turno.

Le ha pasado a Patxi López, secretario del PSOE en Euskadi, que está procesado por reunirse con Arnaldo Otegi. Más aún, se procesa al propio Otegi por reunirse con Patxi López (o consigo mismo, no queda claro). Conclusión: no se le ocurra tomarse un café con Patxi, que después pasa lo que pasa.

Vamos, lo que le ocurre al propio lehendakari vasco, Ibarretxe, que igual termina en la cárcel. Y no precisamente por un teldesismo, sino por hablar con quién no le da la gana a un juez.

Un hombre tan "de orden" y moderado como Atutxa, amén de amenazado por ETA, que se lo intentó cargar en un par de ocasiones, puede terminar también en la cárcel.

Reventar el proceso de paz sale gratis. De hecho, el propio gobierno español en pleno puede ir a prisión por autorizar las negociaciones con ETA. Basta que se le crucen los cables a alguien.

Uno mismo, por escribir estas líneas, está tentando al diablo. Puede que usted crea que estoy haciendo apología de la libertad de expresión, pero no es la opinión de los comunes mortales la que importa.

Aquí no hay criterios democráticos que valgan. Los ciudadanos no eligen a los jueces, sino que estos se reproducen por "mitosis oposiciónica endogámica". Los jueces no son revocables, sino inamovibles. Y además ordenan y mandan sobre vidas y haciendas.

Frente a ese poder omnímodo, las ciudadanas y los ciudadanos estamos inermes. Y hay que andarse con mucho tiento con lo que se dice, que a ver como paga uno después la hipoteca.

Decía George Orwell que "La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír". O lo que los jueces no quieren escuchar, o sea.

(*) Teodoro Santana es Secretario Nacional de UNIDAD DEL PUEBLO

Teodoro Santana - consejonacional

 
Se atrevieron y lo intentaron pero los ciudadanos no permitieron la tala de árboles
UNIDAD DEL PUEBLO

¿Quién era Vitito?
José Luis Valdés

Se cayeron las caretas
Pino Hernández

¿Incompatibilidad de la globalización económica con la globalización financiera?
Alfredo Jalife-Rahme

Solidaridad empieza por C
Francisco Javier González

DE MUROS Y BARBARIE
Rubén Alemán

OPINIÓN
Teodoro Santana

Como auténticos conseguidores de lo imposible (y II)
José Almeida Afonso

Conclusión de LOS CONDENADOS DE LA TIERRA
Frantz Fanon


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap