:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

DE MUROS Y BARBARIE

“Contra el pesimismo de la razón, el optimismo de la voluntad”, decía Antonio Gramsci. Malos tiempos para la lírica. Uno es de izquierda precisamente por eso, porque es optimista a pesar de la enorme cantidad de agravios, injusticias y pesadumbres que proporciona la realidad mercantilizada que sufrimos a diario.

Fruto de la barbarie capitalista es la enorme cantidad de muros que los gobiernos levantan contra los pueblos. Muros físicos y psicológicos. Ernesto Guevara Laserna, en su viaje a la Europa del Este, afirmaba que la construcción del Muro de Berlín no suponía un avance para la Humanidad pero debemos recordar que aquél no fue el único muro que se construyó en esa época, ni el mayor ni el que más víctimas arrojó. La derecha mediática y política siempre se encargó de hacernos creer que era el único erigido a base de machacarnos su existencia. ¿Sabían ustedes que existe un muro que separa a saudíes y yemeníes? ¿O que el muro que la tiranía alauita ha construido para aislar a los saharauis en medio del desierto es 60 veces mayor que el extinto Muro de Berlín? Un muro que cayó pero no de la manera que hubiese querido el Che: su caída ha venido a suponer grandes desigualdades entre germanoorientales y germanooccidentales.

La barbarie neoliberal se hace presente igualmente en ese mismo desierto. Miles de emigrantes huyen a diario de países como Mali, Mauritania, Chad, y mueren…en el desierto del Sahara. Y apenas sabemos nada de esto. Perdidos en el ocaso de la nada, fallecen inanes y hambrientos siendo objeto finalmente de las fauces de las aves de rapiña de la zona. Otros son enterrados por el viento. Es un muro de arena el que aparece en esos instantes.

Estados Unidos continúa construyendo el muro racista que separa a los gringos de los hispanos. El propio gobierno mejicano ha censurado esta barrera xenófoba que impide a sus compatriotas avanzar hacia aquel país. El propio presidente Fox, no precisamente adalid de progresismo, criticó en la última Cumbre Iberoamericana, el muro. Impresionantes también las imágenes de la barbarie de yanquis armados con escopetas disparando a los espaldas mojadas mejicanos que cruzan a diario Río Grande.

Más muros: el de Ceuta y Melilla. Dobles muros electrificados en el que han muerto cientos de personas que huyen de la miseria y las persecuciones políticas no sólo en ellos sino a causa de los disparos de la policía de fronteras marroquí. Barbarie en estado químicamente puro sólo equiparable al genocida muro sionista que continúa su imparable recorrido de aislamiento de los palestinos. Un muro asesino y ladrón, que se apodera de hectáreas de terrenos de cultivos de la empobrecida población palestina que, hacinados en fríos bantustanes, ha vivido este pasado miércoles 8 de noviembre en la localidad de Beit Hanún un episodio más del genocidio israelí, donde al menos 24 palestinos murieron en ataques del ejército judío, 18 de ellos civiles, sin que Estados Unidos ni la Unión Europea hayan condenado estos atentados, ellos que exigen tantas condenas…

Son tantos los muros que existen en el mundo y de los que casi nada se habla. El de Belfast es otro ejemplo. Pero los muros psicológicos y morales son igual de preocupantes. En Canarias existe un muro de pobreza y corrupción que está cementando nuestras cabezas y corazones. Una bandera de 360.000 euros no deja de ser un muro insultante contra la pobreza en la que vive el 24% del pueblo canario. El hecho de que el grupo de gobierno de Las Palmas de Gran Canaria, su directora de gobierno Yolanda Ventura y su alcaldesa Josefa Luzardo recorten las ayudas a domicilio a enfermos y ancianos es un muro más de la política regresiva de la extrema derecha canaria. El muro de Telde que se ha creado entre los administradores corruptos de la res pública y el pueblo será un muro muy difícil de derribar en los próximos años. Las faraónicas obras que se proyectan realizar en el Parque Natural de Tamadaba, en el litoral de Granadilla de Abona o las que se han construido en forma de grandes hoteles, apartamentos y campos de golf en nuestro país son otra clase de muros, también dañinos, también insolentes.

Hay más muros en Canarias y en el mundo. El muro de la violencia machista, el muro del desastre climático, el muro de la homofobia, el del paro, el del racismo, el del tráfico de armas. Recuerdo las imágenes de la película “Goodbye, Lenin”, cuando caía el Muro de Berlín y el protagonista le explicaba a su debilitada y enferma madre, que caía porque avalanchas de habitantes de la Alemania Federal se pasaban a la RDA huyendo de la barbarie capitalista. Éste era el deseo de Ernesto. Éste será el futuro de los muros que existen en la actualidad en el planeta. O si no, mucho me temo, compañero, compañera, que estamos abocados a la extinción como especie.

Socialismo o barbarie.

(*)Rubén Alemán Sánchez es miembro del Consejo Nacional y Secretario Político del Comité Local de las Palmas de UNIDAD DEL PUEBLO

Rubén Alemán - laspalmasgc

 
Se atrevieron y lo intentaron pero los ciudadanos no permitieron la tala de árboles
UNIDAD DEL PUEBLO

¿Quién era Vitito?
José Luis Valdés

Se cayeron las caretas
Pino Hernández

¿Incompatibilidad de la globalización económica con la globalización financiera?
Alfredo Jalife-Rahme

Solidaridad empieza por C
Francisco Javier González

DE MUROS Y BARBARIE
Rubén Alemán

OPINIÓN
Teodoro Santana

Como auténticos conseguidores de lo imposible (y II)
José Almeida Afonso

Conclusión de LOS CONDENADOS DE LA TIERRA
Frantz Fanon


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap