:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

El camino es largo para la depreciación del dólar USA

En los últimos meses se han registrado deslizamientos continuos de la paridad del dólar USA con respecto a las monedas principales del mundo. El día 30 de noviembre, en el mercado de divisas de Nueva York la paridad del dólar con respecto al euro cayó al nivel más bajo de los últimos 20 meses, y con respecto a la libra esterlina, al nivel más bajo de los últimos 14 años. El día 11 de diciembre, al cierre del mercado de divisas de Nueva York, la paridad del euro con respecto al dólar subió del 1:1,3200 del día anterior de operaciones al 1:1,3251. La paridad de la libra esterlina con respecto al dólar subió del 1:1,9525 al 1:1,9587. Y la paridad del dólar con respecto al franco suizo cayó del 1:1,2049 al 1:1,2014.

La actual tendencia bajista del dólar en el mercado no es más que un epítome de la depreciación persistente y prolongda del dólar. Según estadísticas, en los últimos tres años la paridad del dólar ha caído en un 35% con respecto al euro, y un 24% con respecto al yen japonés. J.P. Morgan Chase calcula que a base de las tasas de cambio efectivas, a partir de febrero de 2002 la paridad del dólar con respecto al bloque de monedas ha caído en un 23% en cifra acumulada de depreciación.

Las diversas señales indican que de ahora en adelante durante un período relativamente largo, el dólar seguirá su tendencia de depreciación. El Financial Times de Gran Bretaña insertó el 5 de diciembre en sus páginas un artículo bajo el título “La depreciación del dólar aún tiene un largo camino que recorrer”. La revista inglesa The Economist, de igual prestigio que Financial Times, escribió días atrás que a pesar de que el dólar siga su curso de depreciación, sus tasas de cambio efectivas con respecto al bloque de monedas en el comercio real se mantienen todavía cerca del nivel medio registrado en los últimos 30 años. En otras palabras, “el dólar necesita caerse en mayor medida para poder cerrar la brecha exterior de sus déficits.”

La ralentización del crecimiento económico constituye su causa interna.

¿Dónde está al fin y al cabo la causa de la tendencia bajista del dólar? En una entrevista concedida al reportero, Ge Huayong, miembro chino del Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional, señaló que desde el ángulo macroeconómico, el deslizamiento del dólar USA “es decidido principalmente por los aspectos básicos de la economía global .” Dijo que los diversos pronósticos económicos indican que se ralentizará notablemente el crecimiento económico de EEUU desde finales del presente año hasta comienzos del año entrante, y al mismo tiempo los organismos pertinentes han elevado su previsión sobre el crecimiento económico de Europa. La economía japonesa ha comenzado a experimentar su reanimación; las economías estatales del mercado emergente que incluye a China e India mantienen su pulso enérgico de crecimiento. La evolución del discurso de la economía global conduce a cambios de la dirección del flujo de las inversiones internacionales, lo que incide en la flojedad persistente del dólar USA.

Ge Huayong agregó que desde el ángulo microeconómico, la baja de la paridad del dólar se debe principalmente a lo siguiente: los diversos sectores en el mercado pronostican que los países que tienen grandes cantidades de divisas en dólares reducirán posiblemente sus reservas en esa moneda; el Banco Central Europeo elevará una vez más los tipos de interés, lo que conduce a los inversionistas a dehacerse de dólares para adquirir el euro; se registra un deslizamiento en el mercado inmobiliario de EEUU, lo que ejerce un impacto en la confianza de los consumidores; el índice de confianza de los consumidores ha caído en forma más drástica que lo previsto.

El Gobierno norteamericano da rienda suelta a la devaluación del dólar.

Analistas del mercado sostienen que otra causa importante de la caída del valor del dólar es que el Gobierno norteamericano da rienda suelta a la devalución de su moneda. La devalución del dólar permite impulsar la exportación de los productos norteamericanos, reduciendo así su déficit comercial. A la larga, si agregamos a ello las medidas complementarias como estimulo a la demanda y aumento de ahorros, la devaluación del dólar contribuye a reducir a un “nivel sostenible” el “déficit doble”. Al mismo tiempo, la devaluación del dólar permite reducir en grandes márgenes la deuda exterior de EEUU. Precisamente porque la caída del valor del dólar tiene más ventajas que perjuicios para la economía norteamericana, hasta ahora el Gobierno de Bush no ha adoptado ninguna medida oficial para ponerle coto.

Pero, es interesante notar que apoyando a las claras la depreciación del dólar en la acción, el secretario del Tesoro de Estados Unidos Henry Paulson y su antesesor John Snow mantengan el mismo tono en sus afirmaciones hechas en muchas ocasiones: “Un dólar fuerte corresponde a los intereses nacionales de EEUU.” El 30 de noviembre, día de drástica caída del dólar, el portavoz del Departamento del Tesoro de EEUU reiteró bajo juramento esta postura del Gobierno norteamericano.

Corliss Williamson y Morris Goldstein, altos investigadores del Instituto de Economía Internacional de EEUU, conocido equipo de cerebros norteamericanos, sostienen que ha muerto la política del “dólar fuerte” del Gobierno norteamericano. EEUU desea en realidad ver una devaluación ordenada del dólar, pero no lo puede confesar en manifestaciones, ya que si se manifesta ante el todo el mundo el verdadero estado de cosas, el dólar caería con mayor rapidez. Pero EEUU no quiere que suceda una situación en que el dólar se desplomara bruscamente en su cotización. Esta es la causa de que el Gobierno norteamericano se siente contento con la devaluación del dólar por no lo manifiesta en palabras.

El pueblo norteamericano de la calla se desata en interminables quejas.

Para los altos estratos de decisión norteamericana, la devaluación ordenada del dólar constituye evidentemente un buna “medicina”, ya que en determinado grado contribuye a superar los desequilibrios económicos del país y a reducir los déficits de las cuentas corrientes a escala global, pero se trata de “medicina” que tiene inevitablemente un sabor desagradable y unos “efectos secundarios”, y los norteamericanos de llano tienen que suportarlo.

Todo el mundo reconoce que los precios son bajos en EEUU. Sin embargo, con la depreciación persistente del dólar, los precios de los artículos importados suben a lo largo del tiempo, lo que significa que los ciudadanos norteamericanos de a pié tienen que desembolsar más para comprarlos. Al mismo tiempo, la constante depreciación del dólar conduce al aumento del valor del euro y del yen japonés. El costo para hacer turismo al extranjero, (particularmente a Europa y Japón) resulta cada vez más alto para los norteamericanos. Algunos amigos norteamericanos del reportero de la presente información se ven obligados a abandonar su plan de viaje a Europa, la causa no es otra sino “alto costo”.

La depreciación del dólar y la persistente apreciación del renminbi debilitan en determinado grado la competitividad de los artículos de Navidad producidos en China en el mercado norteamericano, cuyo precios se marcan en el dólar. Según se sabe, como resultado del deslizamiento de la importación de los juguetes chinos, se presenta una crisis de desabastecimiento de regalos navideños en el mercado de juguetes de EEUU. Con la Navidad a la vista, el reportero se ha notado que en las estanderías de los grandes almacenes de EEUU los juguetes chinos no son suficientes para satisfacer las demandas. Se estima que muchos niños, que deberían pasar la Navidad reventando de placer, no podrán sentirse contentos porque es muy posible que Santa Claus no podrá hacerles llegar regalos a tiempo.

Por el momento no existe la posibilidad del colapso del dólar.

¿Qué situación traería una caída drástica del dólar? No sería tan sencilla como no puede hacer turismo a Europa o no tener regalos para la Navidad. El dólar se convertiría realmente y una vez más, tal como prevé John B. Cannally, un quebradero de cabeza para todo el mundo.

La revista de Gran Bretaña The Economist hizo un análisis días atrás, señalando que si el margen de depreciación del dólar es demasiado grande, o su ritmo es excesivo, se verá incrementados los riesgos haciendo perder su normalidad al mercado monetario global en burbujas. Traerá también a EEUU nuevas presiones inflacionistas, y hará difícil a la Reserva Federal de EEUU proteger el tambaleante mercado inmobiliario de EEUU por medio de la rebaja de los tipos de interés. Todo el mundo, incluido EEUU, tendrá que “pagar un doloroso costo” por la caída del dólar.

Ge Huayong sostiene el mismo punto de vista. Manifestó ante el reportero que en la actualidad la depreciación del dólar es ordenada, progresiva, en pequeño margen sin causar grandes efectos negativos en la economía mundial. Pero, dijo, si el dólar cae en grandes márgenes y sin orden, “la economía global sufrirá un dólor insoportable”, sobre todo, los países de mercados emergentes sufrirán grandes impactos, ya que tienen una excesiva cantidad de dólares en manos. Sin embargo, es muy optimista este alto funcionario del Fondo Monetario Internacional que siempre sigue de cerca la dinámica de las tasas de cambio del dólar. A su juicio, “aún no está a la vista” la posibilidad del colapso del dólar porque la economía norteamericana es sana en los aspectos principales, el mercado monetario de EEUU es perfecto, y la actual política monetaria de EEUU es prudente.

Editorial de DIARIO DEL PUEBLO

 
NAVIDAD
Teodoro Santana

Irak: Daddy Bush llora, Laura calla y la mascota Barney ya no ladra
Alfredo Jalife-Rahme

El camino es largo para la depreciación del dólar USA
Editorial de DIARIO DEL PUEBLO

PARA LOS QUE PASAN
José Luis Valdés

Rechazo de UNIDAD DEL PUEBLO a la negativa de la presidenta de la AAVV Chambenito a celebrar un coloquio con los vecinos
UP-Las Palmas G.C.

Querido Néstor
Félix M. Arencibia

ENTRE LA COBARDIA MORAL Y LA ILEGALIDAD
Vicente Quintana

CONTAMINACIÓN
Teodoro Santana

El verdadero y principal problema de Canarias (I)
José Almeida Afonso


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap