:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

¿Qué vino mete Bush en su «nueva botella»?

Después de una preparación de más de tres meses, el presidente Bush finalmente anunció ante el público la nueva política de EEUU para con Irak el 10 de enero, hora del Este norteamericano. Los puntos esenciales de ella son: incrementar más de 20.000 efectivos norteamericanos en Irak, exigir al actual Gobierno irakí asumir más responsabilidad, golpear a las actividades “hostiles” de Irán y Siria en Irak, y esforzarse activamente por el apoyo de los países moderados de Medio Oriente como Egipto y Arabia Saudita.

Sin duda alguna, la puesta en escena de la política para con Irak marca una nueva escalada militar de las operaciones militares de EEUU en Irak. Pero el sentimiento general en el interior de EEUU es que el presente aumento de efectivos es en su esencia igual que la inversión militar que EEUU hizo incesantemente durante la Guerra de Vietnam.

Con base en ello, el congresista demócrata Kennedy sostiene que “la Guerra de Irak se ha evolucionado para convertirse en una Guerra de Vietnam para Bush”. Además, el reajuste táctico de las tropas norteamericanas abre ampliamente la “luz verde” para la escalada militar. Esto, porque las tropas nortemericanas se proponen desarrollar flexiblemente su guerra especial, y defender al mismo tiempo las zonas ocupadas, lo que requiere una mayor cantidad de efectivos.

La nueva política para con Irak no podrá sacar a EEUU del atolladero de la Guerra de Irak. En realidad se trata de meter “viejo vino en una nueva botalla”.

The New York Times opina: "Con anterioridad, los gobiernos norteamericano e iraquí han puesto en práctica algunas medidas económicas y políticas similares, pero terminaron en fracaso". De hecho, las medidas de la nueva política para con Irak como acelerar la reconstrucción económica y la reconcialiación política, son en su mayoría, idénticas con la “estrategia norteamericana para ganar la victoria en Irak” escenificada en noviembre del año pasado. Esta “estrategia” no logró detener el empeoramiento de la situación irakí.

La raíz del problema de Irak está en el interior del país, y es muy difícil que el Gobierno irakí coordine efectivamente sus esfuerzos con el Gobierno de Bush. La razón subyacente del caos en Irak es que las diversas sectas religiosas, etnias y tribus tienen distintas identidades, y no existe ninguna fuerza capaz de aglutinar a las masas irakíes. Evidentemente, Bush ha pasado por alto este punto tratando forzosamente de aglutinar a los chiíes, suníes y kurdos.

Es difícil que el aumento de efectivos cambie en gran medida la situación irakí.

Según reveló The Washington Post, el Departamento de Defensa y la Junta de Jefes de Estado Mayor se oponen enérgicamente desde el principio hasta el fin al aumento de efectivos en Irak. Sostienen que el aumento de efectivos en medida moderada no sólo no podrá reprimir efectivamente los conflictos entre sectas religiosas y la insurgencia suní, sino que provoca un mayor flujo de terroristas hacia Irak, exponiendo a las tropas norteamericanas a más ataques terroristas.

En realidad, es difícil para nosotros concebir que con un aumento de unos 20.000 efectivos se podrán cumplir la tarea que no han podido darle cima los 130.000 efectivos norteamericanos en los últimos 4 años.

Es difícil que la nueva política para con Irak gane apoyo en el interior de EEUU, y es posible que provoque conflictos violentos entre la Casa Blanca y el Congreso. Los contenidos principales de esta política distan mucho del informe publicado a finales del año pasado por el grupo de estudios del problema de Irak que refleja el consenso del Partido Republicano y el Partido Demócrata. Particularmente en una situación en que la opinión pública de EEUU demanda en general la retirada de tropas de Irak, la decisión de Bush para incrementar efectivos no puede contar con apoyo, y es por ello un número de congresistas de ambos partidos se oponen vehementemente a la nueva política para con Irak.

Antes de que Bush pronunciara su discurso, Nancy Pelosi y Harry Reid, líderes del Partido Demócrata en el Congreso, le escribieron una carta en conjunto advirtiendo de que “el aumento de unidades combativas sólo conduce a una mayor pérdida de vidas de soldados nortemericanos, y acarrearles mayores problemas para hacer frente a la situación.”

Lo que merece atención es que el Partido Demócrata ha comenzado a poner coto a la aplicación de la nueva política de Bush para Irak. Kennedy ha propuesto que para aumentar fuerzas en Irak, Bush debe contar con la aquiescencia del Congreso. Las Comisiones Militar y Diplomática de la Cámara de Representantes y del Senado celebrarán el día 12 una serie de audiencias sobre el problama de Irak. Joe Biden, presidente de la Comisión Diplomática del Senado, manifestó: “Esto contribuye a desmantelar poco a poco la nueva política de Bush para con Irak.”

Evidentemente, Bush ha tomado una firme decisión para llevar adelante su nueva política para con Irak, y el Partido Demócrata, aprovechando el auge anti-belicista en el país y su liderazgo en el Congreso, trata de cambiar la situación de que el Partido Republicano monopolice el poder sin condicionamiento para el ejercicio del poder desde el ascenso de Bush a la presidencia. Es previsible que en un tiempo venidero, se desplegará una lucha aguda entre la Casa Blanca y el Congreso en torno al problma de la Guerra de Irak, llegando a paralizar totalmente la nueva política para con Irak.

Editorial de DIARIO DEL PUEBLO

 
APOYO A LA COMISIÓN DEL TODO INCLUIDO: POR LA REGULACIÓN DE ESTA MODALIDAD TURÍSTICA EN EL SECTOR DE HOSTELERÍA DE CANARIAS
UNIDAD DEL PUEBLO

MARÍA ANTONIETA
Teodoro Santana

CAMBIO CLIMÁTICO: INTERESES DE CLASE Y EMPOBRECIMIENTO MASIVO
Rubén Alemán

Goldman Sachs, detrás de la caída artificial del petróleo
Alfredo Jalife-Rahme

¡¡No a la guerra!! Este año se preparan nuevas movilizaciones contra la guerra de Irak en torno al cuarto aniversario de la ocupación
Manuel de la Rosa Hernández

«A ras del suelo», de Víctor Ramírez
José Almeida Afonso

Tagoror Achinech le dice a industria que encubrir irregularidades es delito
Tagoror Achinech

Rebajas
Félix M. Arencibia


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap