:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· OPINIÓN

25 DE ABRIL, LA REVOLUCIÓN DE LOS CLAVELES








El día 24 de abril, un estimado amigo y camarada me recordó que era víspera de aquella revolución que se inició con un infrecuente levantamiento militar contra la oligarquía del mismo régimen militar salazarista. Aquello marcó el inicio de fin de una dictadura. El día 25 de abril fue a partir de entonces, fiesta de la Revolución de Los Claveles, en Portugal.

Un grupo de militares sublevados contra el régimen dictatorial salazarista, que en su última etapa, ya decrépito, seguía esforzándose por conservar las colonias. Mientras estas, contagiadas por los movimientos de descolonización que se estaban produciendo en aquellos años, exigían y luchaban por su independencia. A fuerza de guerra, represión y muertos, el régimen colonial portugués quería seguir adelante. Pero realmente se aislaba y languidecía, mientras en su entorno una efervescencia social y cultural se abría paso inexorablemente con el convencimiento de dar una nueva forma de relación a las sociedades Europeas.

La señal pactada: Grándola, Villa Morena. El 25 de abril de 1974, a las 00:25 horas, la Rádio Renascença transmite Grândola, Vila Morena, una canción revolucionaria de José Afonso. Era la señal pactada por el Movimento das Forças Armadas para ocupar los puntos estratégicos del país. Seis horas más tarde el régimen dictatorial se derrumba.

Grándola, Villa Morena / tierra de la fraternidad, / el pueblo es quien más ordena / dentro de ti, oh ciudad. / Dentro de ti, oh ciudad, / el pueblo es quien más ordena, / tierra de la fraternidad, / Grándola, Villa Morena. / En cada esquina un amigo, / en cada rostro igualdad, / Grándola, Villa Morena / tierra de la fraternidad. / Tierra de la fraternidad / Grándola Villa Morena / en cada rostro igualdad / el pueblo es quien más ordena. / A la sombra de una encina / de la que no sabía su edad / juré tener por compañera / Grándola, tu voluntad. / Grándola, tu voluntad / juré tener por compañera, / a la sombra de una encina / de la que no sabía su edad.

Quizá fuera la revolución más bella habida, en sus formas: en Lisboa los claveles ocuparon los cañones de las armas con la intención de echar raíces en ellas. Miles de portugueses ganaron las calles mezclándose con los militares sublevados. Se cambiaron las armas por claveles y la gente salió a la calle a conquistar la libertad.

Posteriormente al día 25 fueron liberados los presos políticos de las prisiones, se produjo el retorno desde el exilio de los líderes políticos de la oposición, se convocaron unas elecciones constituyentes y se estableció una democracia parlamentaria de corte occidental. Se dio fin con ello a la guerra colonial y se garantizó la independencia de las colonias africanas antes de finalizar el año 1975. Junto a todo esto, también se realizaron nacionalizaciones de grandes empresas y se avanzó en un estado social, más justo y equilibrado.

Pero todo aquello no terminó en lo que se esperaba, lo que se auspiciaba como un movimiento claramente revolucionario y de izquierda, se ahogo en el pantano de la democracia parlamentaria y burguesa.

Me dijo mi amigo y camarada que mañana (era la tarde del 24 de abril) o mejor, aquella misma noche, a las 00:25 horas, sonaría Grándola, Villa Morena, que encendiera la radio… Entendí perfectamente que en aquel recuerdo de mi amigo y compañero se encontraba el anhelo de que pronto, en mi tierra, nuestra tierra, suene La Señal. Que sea por fin la hora del pueblo. Así que el día 25 de Abril, estuve atento y escuché claramente la canción. Pero no era Grándola Villa Morena, la señal de la Revolución de los Claveles. La Señal era otra y otra la canción, era señal de que en Canarias había llegado la hora, la hora del pueblo: AHORA EL PUEBLO—decía.

(*) Miguel Mata Betancor es militante de UNIDAD DEL PUEBLO

Miguel Mata Betancor - info

 
AHORA EL PUEBLO. El tiempo pasa, los ideales revolucionarios... No (2ª parte)
Agustín Mora

El fascismo vive
Víctor J. Rodríguez Calderón

Se intensifica el debate
Fidel Castro

Trajinando en nuestro pasado
Félix M. Arencibia

Fin de las divisas nacionales, según Benn Steil, del CFR
Alfredo Jalife-Rahme

TROLAS
Teodoro Santana

25 DE ABRIL, LA REVOLUCIÓN DE LOS CLAVELES
Miguel Mata Betancor

Las intimidatorias cartas de Unelco-Endesa II
Mafersa

LOS MISMOS
Rubén Alemán

QUIEN ES QUIEN EN LAS CANDIDATURAS DE ARUCAS
Jorge Guerra

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap