:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· NOTICIAS

 ··· Kurdistán
Turquía y el gobierno marioneta irakí combatirán «con todo el esfuerzo posible» contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)

Nuri al-Maliki y Recep Tayyip Erdogan firmaron este lunes un documento en el que se comprometen a combatir «con todo el esfuerzo posible» contra los guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), especialmente en Kurdistán Sur. La visita de al-Maliki a Ankara se produjo tras meses de amenaza de invasión turca y en un momento en el que se suceden las deserciones en el Gobierno de Bagdad.

El primer ministro marioneta de los ocupantes en Irak, Nuri al-Maliki, y el de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunieron en Ankara con el fin de limar las asperezas que enfrentan a ambos gobiernos sobre la presencia de guerrilleros del PKK en Kurdistán Sur, desde donde, según las acusaciones turcas, partirían los comandos que atacan intereses turcos en Kurdistán Sur y en el resto del Estado.

Ambos mandatarios firmaron un documento en el que se comprometen a «luchar con todos los esfuerzos posibles para acabar con la presencia en Irak de la organización terrorista PKK», declaró Erdogan tras la reunión en una conferencia de prensa conjunta con al-Maliki.

Según señalaron ambos, el documento de Ankara tiene que ser desarrollado hasta convertirse en un amplio acuerdo dirigido exclusivamente a luchar contra el PKK en Kurdistán Sur. Para ello, una delegación del gobierno marioneta irakí viajará de nuevo a Ankara.

Al-Maliki destacó que su gobierno «está de acuerdo con Turquía sobre la lucha contra el terrorismo, incluido el del PKK» y agregó que «Irak no permite al PKK estar en su territorio y no lo permitirá».

Turquía considera que ni Washington -aliado de Ankara- ni Bagdad están realizando las acciones necesarias para impedir la actividad de los guerrilleros kurdos. Por ello, tanto Erdogan como el general Yasar Büyükanit, máximo dirigente del Ejército turco, han amenazado con invadir Kurdistán Sur para desmantelar las bases del PKK.

De hecho, Ankara ha desplegado más de 200.000 soldados en Kurdistán Norte, que, en teoría, estarían preparados para esta operación militar.

Desde Arbil, el primer ministro del gobierno colaboracionista autónomo de Kurdistán Sur, Nechirvan Barzani, quiso quitar importancia a a las diferencias con el Gobierno turco.

Barzani subrayó que actualmente, en Kurdistán Sur, están desplegadas tropas turcas con el visto bueno de las autoridades kurdas. Junto a ello, instó a todos los dirigentes políticos kurdos a mantener contactos con Ankara para superar lo que calificó de «discrepancias» sobre el PKK.

«Esperamos que la visita de al-Maliki sea el comienzo de la resolución de los problemas. Estamos dispuestos a dialogar con Turquía en cualquier momento», añadió Barzani.

Nada más aterrizar en Ankara, al-Maliki destacó que su viaje a la capital turca tenía como objetivo «incrementar la cooperación en ámbitos como seguridad, comercio o economía».

Sin embargo, lo cierto es que la posición con la que llegó al-Maliki a Ankara no era la más adecuada para negociar nada, puesto que el lunes se conoció que una nueva formación sunní, la Lista Iraquí, decidió abandonar el gobierno marioneta de Bagdad.

Son ya 17 -de un total de 40- los ministros que han abandonado el gobierno marioneta. Anteriormente, habían dejado el Ejecutivo el Frente de la Concordia Irakí (suní) y el Bloque al-Sadr (chií). Uno de sus pocos apoyos -al margen de los ocupantes EEUU- son los partidos kurdos de derecha.

Aunque desde Washington y Bagdad se han dirigido a Erdogan para tratar de impedir que se produzca la invasión de Kurdistán Sur, el primer ministro turco tiene otro flanco abierto con el Ejército.

Erdogan y su partido, el islamista AKP, se acaban de imponer en las elecciones legislativas anticipadas que se han celebrado en Turquía, pese a las presiones de los sectores laicistas-kemalistas y del propio Ejército, que se manifestaron en contra de que el ministro de Exteriores, Abdullah Gül, pudiera acceder a la Presidencia de la República pese al apoyo popular recabado.

El incremento de ataques armados por parte del PKK contra intereses turcos y el acceso al Parlamento de Ankara del ultranacionalista MHP han impedido que la cuestión de la invasión de Kurdistán Sur haya podido archivarse.

Entre las peticiones concretas de Ankara al gobierno títere de Bagdad se encuentran la de que se clausuren las oficinas del PKK en Kurdistán Sur, que se detenga a sus dirigentes, que se impida el suministro de armas y suministros a los guerrilleros y que se bloqueen las emisiones de televisión y radio de los insurgentes.

Sin abandonar el conflicto kurdo, Erdogan también instó a al-Maliki a posponer el referéndum previsto para decidir si Kirkuk se incorpora al ente kurdo. Turquía teme que la incorporación de esta ciudad, muy rica en yacimientos petrolíferos, a la autonomía kurda pueda suponer un impulso a las demandas de independencia a ambos lados de la frontera entre los dos estados.

 
Canícula de verano
Agustín Mora

Vigencia del marxismo
Marcelo Colussi

Fondos de soberanía de riqueza: ¡la nueva revolución capitalista estatal!
Alfredo Jalife-Rahme

DE POBREZA, DE INCENDIOS, DE NEOLIBERALISMO, DE CANARIAS
Rubén Alemán

Gran Canaria en gris
Ana Alonso F. Aceytuno

Socialismo hacia el siglo XXI (VI). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

Reflexión sobre duras y evidentes realidades
Fidel Castro

El fuego de Gran Canaria cruzó mares
Ana Marisa

Renegados de izquierda: servidores vergonzantes del capital
Manuel Moncada Fonseca

EL CAPITAL DE MARX
Friedrich Engels

TODOS LOS FUEGOS EL FUEGO
Teodoro Santana

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap