:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· NOTICIAS

 ··· Euskal Herria
Miles de personas exigen un marco democrático para Euskal Herria
La izquierda independentista reafirma su compromiso de trabajar a favor de los derechos de Euskal Herria
El gobierno español ordena la detención de todos los dirigentes de Batasuna
Sinn Féin: «Inevitablemente se tiene que volver al proceso de negociación»
Pernando Barrena: «Los arrestos son una venganza por el fracaso del proceso negociador»
Floren Aoiz: «Es la crónica de una agresión anunciada»
Iñaki Anasagasti: «Es un auténtico despropósito»

Un día después de que Euskal Herria despertara con el sobresalto de la noticia del arresto de 23 dirigentes y militantes de la izquierda independentista, las capitales del sur de Euskal Herria se convirtieron en el escenario elegido por miles y miles de ciudadanos para mostrar su rabia ante este nuevo episodio represivo, así como para exigir, de una vez por todas, un marco democrático para Euskal Herria.

Sólo hicieron falta 24 horas para convocar a toda una multitud. Las cifras hablan por sí solas: más de 15.000 vascos se manifestaron contra la operación policial. Sin tiempo para pegar carteles ni dar ruedas de prensa, el llamamiento se hizo boca a boca y pueblo a pueblo, convirtiéndose en un clamor popular que ocupó las calles de Bilbo, Donostia, Gasteiz e Iruñea. Y todo ello después de las movilizaciones locales de la víspera.

Una pancarta que rezaba «Independentziari ateak ireki, gora Euskal Herria askatuta!» (Abrir las puertas a la Indepenencia. Viva Euskal Herria libre)abría la marcha que recorrió las principales calles de Donostia. Detrás caminaban más de 5.000 personas. Gritos como «Batasuna aurrera» o «Jo ta ke, irabazi arte» se escucharon a lo largo de todo el recorrido. Una y otra vez.

Una vez finalizada la manifestación, Joxe Mari Olarra se dirigió a formaciones políticas como PNV, EA o Aralar para indicarles que es tiempo de «de arrimar el hombro entre abertzales en favor de la libertad de Euskal Herria». Y emplazó directamente al partido que aún preside Josu Jon Imaz a que deje a un lado cualquier pacto con Madrid.

También en Bilbo se reunieron cerca de 5.000 independentistas. La movilización estuvo vigilada por un importante dispositivo de la Ertzaintza, que por la mañana procedió a arrestar a un joven y a registrar el Gaztetxe Kukutza de Errekalde por el mero hecho de pegar carteles que llamaban a la cita de la tarde.

Mientras que las manifestaciones de Donostia, Bilbo y Gasteiz -en la capital alavesa salieron a la calle unas 1.200 personas- se desarrollaban sin que se produjera incidente alguno, sobre la misma hora la policía española cargaba con violencia en Iruñea (Pamplona) contra los intentos de manifestación de los independentistas.

Al menos una persona tuvo que ser trasladada al hospital y fueron numerosas las personas que resultaron contusionadas a consecuencia de los porrazos.

La manifestación estaba prevista para las 17:30 desde la estación de guaguas; así se solicitó el permiso, por vía de urgencia, el mismo viernes. Pero la Delegación del Gobierno español en Nafarroa «no ve» importante el operativo policial ordenado por Garzón, ya que desautorizó la marcha por «no acep- tar los argumentos para justificar la urgencia del acto».

No obstante, los policías no lograron acallar a las más de mil personas que pretendían exigir la libertad de los detenidos, ya que lograron movilizarse por las calles de Alde Zaharra.

Pero no sólo las capitales acogieron actos de protesta. Por la mañana, por ejemplo, fueron 115 los concentrados en Elorrio, 40 en Urduña, 150 en el barrio iruindarra de la Txantrea y 25 en Balmaseda.

Por la tarde, en Lekeitio se reunieron 275, en Zamudio 200, en Basauri 500, 37 en Elizondo, 65 en Ea, 500 en Segura, 300 en Oiartzun, 35 en Amezketa, 150 en Bergara, 60 en Zalla, 120 en Izarra y 187 en Barakaldo. En Hendaia se manifestaron 300 personas, donde denunciaron especialmente la dura situación que padece el Colectivo de Exiliados.

Con la misma firme intención de arropar a los detenidos, fueron muchos los vascos que la noche del sábadopusieron rumbo a Madrid.


COMPROMISO DE LA IZQUIERDA VASCA

Anteriormente, alrededor de un centenar de personas que en los últimos 25 años han tenido alguna responsabilidad en la izquierda abertzale comparecieron este domingo en Donostia para valorar la operación policial desarrollada el jueves y reiterar su compromiso para trabajar "con firmeza" a favor de los derechos de Euskal Herria.

Entre los presentes estaban el secretario general de LAB, Rafa Díez; históricos dirigentes abertzales como Txomin Ziluaga y Tasio Erkizia; varios abogados; Karmele Aierbe, Marije Fullaondo e Inaxio Agirre, entre otros.

En nombre de todos, Pernando Barrena en castellano y Txotxe Andueza en euskara denunciaron que las detenciones de 23 mahaikides [dirigentes] y militantes abertzales suponen "una declaración de guerra en toda regla del Gobierno español al independentismo vasco y que el PNV "está en esa misma apuesta" junto con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero.

Criticaron que lo que desea el Gobierno del PSOE es "cerrar las puertas al independentismo vasco", lo que motivó su negativa a aceptar la propuesta planteada por Batasuna durante el proceso de negociación, "la única que hace posible todos los proyectos de Euskal Herria, incluida la independencia".

Frente a ello, censuraron que el Ejecutivo español sólo ofrece "Constitución española y represión", una apuesta "en la que también está el PNV", formación "que ha sido representante del Estado en el País Vasco en los últimos años" y "ahora quiere lavarse la cara de su proyecto autonomista ofreciendo al Estado un pacto que no cambiará la raíz de la situación actual".

Este viernes, y ante los muros de la prisión de Martutene, Pernando Barrena ya valoró que la operación policial desarrollada el jueves, saldada con la detención de 23 mahaikides [dirigentes] y militantes, es una «venganza» por la firmeza mostrada por la izquierda abertzale en el proceso de negociación. Los detenidos han sido llevados a Madrid, y la policía española dejó «patas arriba» la sede del partido legal EHAK.

«La izquierda abertzale, hoy como ayer, y como mañana, tiene un compromiso con la solución que necesita este pueblo. Y tenemos que decirle a Madrid, con total convencimiento, que no tiene un problema con las 23 personas que detuvo en la noche de ayer; no tiene un problema con la izquierda abertzale; Madrid tiene un problema muy grave con un pueblo que quiere ser dueño de su futuro, con Euskal Herria».

Pernando Barrena hizo estas declaraciones en medio de un mar de micrófonos, expectantes por conocer la primera valoración de la izquierda independentista vasca tras la operación policial. La respuesta no pudo ser más contundente: «Euskal Herria decidirá su futuro libre y democráticamente, y se hará aunque Madrid detenga a miles de personas».

El mahaikide destacó que, como históricamente ha hecho, la izquierda independentista «seguirá luchando por la libertad y la paz para este pueblo».

Frente a la cárcel de Martutene, y acompañado por los dirigentes de Sinn Féin Bairbre De Brun y Pat Rice, además de decenas de personas que habían secundado la llamada de la izquierda abertzale, Barrena estimó que «estamos ante una campaña política-mediática, intencionada políticamente, que busca golpear al independentismo vasco y hacerle pagar las posiciones mantenidas en el proceso negociador».

Una campaña que, según denunció, tiene al PSOE detrás y respecto a la que «bastante medios de comunicación están demostrando un cierto interés en llenar con historias».

«En algunas ocasiones se hace un periodismo que simplemente busca objetivos políticos y, en este caso, la vulneración por parte del Estado de los derechos más básicos, como son el derecho de libertad de expresión y el de asociación», reprochó de forma muy crítica en respuesta a las preguntas de algunos periodistas. Y es que hacía días que varios medios españoles habían anunciado una inminente operación contra la izquierda abertzale y habían dado pábulo a interesadas filtraciones policiales.

El mahaikide denunció «muy duramente» la operación y la forma en que se habían producido las detenciones, y recordó que cuando algunas de estas personas han sido citadas en la Audiencia Nacional han acudido a Madrid. Por ello, valoró que «sólo hay una explicación, y es que este juez, como es habitual en él, quiere crear e impulsar una alarma social que sólo existe en su cabeza».

Más allá de las formas, para la izquierda abertzale «es claro que ésta es una operación política impulsada por el PSOE contra el independentismo vasco, y que busca el castigo y la venganza».

«Venganza por la posición de firmeza que ha mostrado la izquierda abertzale durante el proceso de negociación, y por no agachar la cabeza ante lo que quería imponer el PSOE, un acuerdo que sólo buscaba el desarme y que no respetaba la palabra y la decisión de Euskal Herria», explicó.

Los 23 mahaikides y militantes de Batasuna detenidos en la noche del jueves por la Policía española en Segura y Olaberria permanecen incomunicados en dependencias policiales, a la espera de que Baltasar Garzón decida qué hacer con ellos.

La operación estaría relacionada con el sumario 35/02, abierto por el mismo juez hace cinco años, y en la que están encausados numerosos dirigentes de HB, EH y Batasuna. Este sumario fue el marco utilizado por Garzón en agosto de 2002 para ordenar la suspensión de actividades de Batasuna, antes de que meses después el Tribunal Supremo decretara su ilegalización.

Lo cierto es que nadie duda de que esta nueva actuación contra la izquierda independentista se sostiene en criterios de puro oportunismo político, ya que muchos de los detenidos han protagonizado un sinfín de comparecencias públicas en los últimos años, y también son incontables las reuniones que como la del jueves ha celebrado la dirección de Batasuna.

Hace dos semanas la Mesa Nacional celebró otra reunión en Agurain, y la policía española estuvo presente en esta localidad alavesa, en torno a la cual pusieron varios controles. Los agentes policiales controlaron el desarrollo de la reunión e incluso pararon a varios de los participantes, pero no actuaron. Sí lo hicieron el jueves.

Nada más producirse las detenciones comenzaron a producirse los registros de los domicilios de los militantes abertzales. Registros que se prolongaron durante toda la noche hasta bien entrada la mañana, y en las que se vivieron momentos de gran tensión entre las personas que acudieron a animar a los arrestados y la Policía española.

Uno de los inmuebles que ésta registró, en cualquier caso, no se correspondía con la vivienda de ninguno de los detenidos, sino que se trató de la sede que EHAK tiene en el polígono donostiarra de Belartza.

Desde primeras horas de la mañana varias decenas de policías se hallaban apostados en la sede de la formación abertzale, legal y con 9 parlamentarios en la Cámara de Gasteiz, sin dejar entrar al interior a nadie. Tampoco pudieron hacerlo el abogado Iñigo Iruin ni la portavoz del grupo parlamentario Ezker Abertzalea, Nekane Erauskin, que denunció esta actuación y la calificó de «muy grave».

Los policías entraron al interior sobre las 16:15 horas y estuvieron cerca de cuatro horas. Al registro se llevaron a Joseba Permach y Marisa Alejandro, y los policías se llevaron numeroso material -hasta 85 bultos- entre cajas de cartón, archivadores, carpetas, bolsas, 10 CPU de ordenadores, 4 ordenadores portátiles e incluso una caja fuerte.

Erauskin, junto a los también parlamentarios Julián Martínez e Itziar Basterrika, explicó que los policías habían dejado sus oficinas «patas arriba», y que se habían llevado casi todo lo que había en su interior.

La portavoz abertzale hizo responsable de la operación al PSOE, y opinó que su objetivo consiste en intentar «acabar con el independentismo».

«No lo van a conseguir», replicó a continuación, para reclamar a los partidos políticos que «condenen de forma contundente» esta nueva actuación del Estado español contra la izquierda independentista.


REGISTROS EN LOS QUE SE LLEVARON HASTA FOLIOS EN BLANCO

La madrugada fue larga, y este viernes fue también un día de registros. La Policía española se incautó material informático -la orden que se dejaron olvidada en una casa reclamaba dar prioridad- y todo tipo de documentación. Incluso papeles en blanco, como los que se llevaron de la Casa de Cultura de Segura.

Todo empezó allí, al anochecer. Garzón no quiso imágenes de los arrestos, aunque ayer no pudo evitar las de concentraciones solidarias en cada domicilio de los detenidos. El pueblo estuvo cercado cuando se realizaron las detenciones. El amplio dispositivo instalado por la policía española sólo dejaba entrar a los vecinos si acreditaban que residían en Segura.

La Policía tuvo bajo control el pueblo y a todos los participantes que asistieron a la reunión que se celebró en la Casa de Cultura. El consejero de Interior del Gobierno de Gasteiz, Javier Balza, añadió ayer un dato: tenían conocimiento de que la operación se iba a desarrollar hora y media antes de que se produjera.

Fue a partir de las 18:00 cuando la presencia policial fue en aumento, hasta que se produjeron los arrestos. Sin embargo, señalaron que las detenciones no se produjeron en la reunión, como se dijo en el primer momento, sino al salir. La policía española tenía vigilados todos los coches, aunque esto no era nuevo para muchos de los detenidos. Cuando intentaron acceder a sus vehículos llegaron los arrestos.

Algunos de ellos resultaron detenidos en el parking de Carrefour de Olaberria y otros en la rotonda de Mutilo. Todos ellos permanecieron retenidos hasta casi la 1:00 en esos lugares y sentados en fila, según indicaron testigos presenciales y captaron las cámaras de televisión desde la distancia.

Después, la mayoría de ellos fueron trasladados a la comisaría de la policía española en el barrio donostiarra de Amara. Algunos entra- ron esposados y otros sin esposar. A su llegada algunos de los detenidos, como Juan Kruz Aldasoro, gritaron lemas como «Jo ta ke, irabazi arte», y Joseba Permach levantó el puño.

Durante el periodo en que mantuvieron a los arrestados retenidos en Segura, los agentes registraron la Casa de Cultura con la alcaldesa como testigo. No había ningún secretario judicial. Se llevaron hasta folios en blanco para ver si habían escrito algo encima y había rastros legibles en las páginas.

Al final, resultaron ser 23 los detenidos. Entre ellos no están Marije Fullaondo y Ainara Armendariz, a pesar de que la noche del jueves se difundieron sus identidades.

Junto a los componentes de la Mesa Nacional fueron apresados tres vecinos de Segura -Xabier Albisu, Iban Berasategi y Egoitz Apaolaza- y, al parecer, la Policía les habría indicado en el momento en el que fueron arrestados que iban a ser puestos en libertad en breve por no tener relación con los hechos a los que se acusaba al resto.

Sin embargo, el viernes por la mañana acudieron a registrar sus domicilios al igual que sucedió con los demás arrestados.

En Segura registraron a primera hora de la mañana la casa de Albisu y los agentes permanecieron durante más de dos horas. La mujer del detenido pudo presenciar el registro; el hijo fue golpeado con sus porras por los policías causándole heridas.

En el registro del domicilio de Berasategi, en cambio, no dejaron que hubiera testigos y mostraron una actitud agresiva. A su vez, registraron el caserío que tiene en Zerain Apaolaza a primera hora de la tarde.

La situación se repitió en los registros realizados en Bilbo, que comenzaron a las 5:00 en el domicilio de Aner Petralanda, donde tampoco dejaron que hubiera testigos presenciales y sacudieron un manotazo a una de las personas que les exigió poder estar en el registro.

La policía se llevó un ordenador y documentos durante la hora que duró el registro y después se desplazaron a los domicilios de Ane Lizarralde e Ibon Arbulu, donde también incautaron un ordenador y documentación.

En Oiartzun también registraron a primera hora de la mañana la casa en la que reside Rufi Etxeberria mientras la inspección del piso de Imanol Iparragirre terminó sobre las 11:30 horas, cuando varios simpatizantes de la izquierda abertzale congregados en el lugar corearon gritos de apoyo al detenido, sin que se produjeran mayores incidentes.

A la Txantrea llegaron en torno a las 3:00 y salieron del domicilio de Arantza Santesteban al filo de las 7:00, con voluminosa documentación. En Etxarri-Aranatz, por su parte, el domicilio de Juan Kruz Aldasoro fue registrado durante tres horas a partir de las 10:30, no de madrugada como difundieron las agencias.

La Guardia Civil instaló un dispositivo en la rotonda hacia las 9:30 y después aparecieron los agentes de la policía española. Aldasoro fue recibido entre aplausos por sus vecinos, y un hermano y su madre asistieron al registro. Pudo cambiarse de ropa y coger sus medicamentos.

Acompañados también por GEOs, los agentes de la policía española trasladaron a su domicilio particular en Larrabetzu a Joana Regeiro alrededor de las 11:00. Los vecinos trataron de realizar una concentración de protesta por la detención y los agentes desplegados cargaron a porrazos. Tras hora y media de registro, la escena se repitió al introducir los agentes a Regeiro en el coche. Les costó encontrar el camino para salir del pueblo.

En Gasteiz y Usurbil se vivieron momentos de tensión en los registros de los domicilios de Maite Díaz de Heredia y Marisa Alejandro. En este último se dejaron la orden, en la que se recomendaba buscar material informático.

 
FANTASÍAS Y DESESPERACIONES
Teodoro Santana

Comunicado de la Concentración del 13/10/2007 por la defensa del Malpaís
Colectivo Ecologista Tabona

Por una Sanidad Pública de calidad y gratuita
Jesús A. Pérez Guerra

Retos para los voceros y atención de todos los aspirantes
Ernesto Wong Maestre

Premio Nobel de la Paz al hiperbélico Al Gore
Alfredo Jalife-Rahme

Batasuna y las perlas de Garzón
Manuel F. Trillo

Socialismo hacia el siglo XXI (XV). Socialismo reflexivo.
Víctor J. Rodríguez Calderón

Algunas verdades incomodas sobre Al Gore
Nazanin Amirian

El mapa del cemento especulativo
Félix M. Arencibia

Y VINO UN VIENTO DE FIN DE MUNDO
Víctor J. Rodríguez Calderón

SÁLVESE QUIEN PUEDA EN LA CANARIAS DE LA RIP
Rubén Alemán

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap