:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· NOTICIAS

 ··· Nacional
EEUU quiere convertir Canarias en su plataforma para invertir en África
La Cámara de Comercio estadounidense ultima el desembarco de multinacionales en el Archipiélago

Estados Unidos quiere convertir Canarias en un centro de operaciones para sus inversiones en África. Con el respaldo firme de la Administración de Bush, la Cámara de Comercio de aquel país trabaja intensamente para preparar el desembarco de multinacionales estadounidenses en el Archipiélago, que cuenta con las ventajas fiscales de la Zona Especial Canaria (ZEC).

Terramark anunciará a finales de mes un punto de interconexión de telecomunicaciones para África en Tenerife, y la petrolera Kosmos, en expansión en el continente, estudia ubicar su centro de operaciones en las islas.

"Canarias tiene la oportunidad de convertirse en un centro de operaciones que controle la inversión estadounidense en el continente africano: como centro logístico, financiero, de servicios societarios y de residencia. Puede convertirse en un Hong Kong o en un Miami", asegura Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España, que en los últimos años ha incrementado significativamente los contactos y las misiones comerciales.

La operación lleva unos meses en marcha y cuenta con el apoyo de las administraciones: Departamento de Comercio de Estados Unidos, Ministerio de Economía español y Gobierno autónomo canario. O cambian mucho las cosas o los aviones privados de ejecutivos sobrevolarán dentro de poco las piraguas atestadas de inmigrantes en alta mar.

El subsecretario de Comercio, Israel Hernández, que es a su vez el responsable de comercio exterior de la Administración de Bush, exhortó hace algunas semanas ante un nutrido grupo de empresarios de Silicon Valley (California), a que vean Canarias como una gran plataforma de negocios y un buen intermediario para sus acciones en África. Hernández se refirió a un informe reciente del consejero comercial de la Embajada de EEUU en España, Jim Wilson, tras una reciente visita a varias infraestructuras canarias.

EE UU es el principal socio comercial de África subsahariana, donde en 2005 invirtió 119 millones de dólares. Desde que el Congreso norteamericano firmó en 2000 un tratado para el crecimiento en África (AGOA en sus siglas en inglés), el comercio entre Estados Unidos y la zona se ha incrementado un 115%, pese a que su balanza es deficitaria. En los últimos tres años, mientras las exportaciones han aumentado más de un 70%, hasta los 10.300 millones de dólares (8.149,4 millones de euros), las importaciones se han multiplicado por tres: de 17.891 millones (14.155,4) en 2002 a más de 50.289 (39.788,7) en 2005, según datos del Departamento de Comercio norteamericano.

El interés de la Administración de Bush por el Archipiélago ha crecido tras el acuerdo suscrito por el G-8 en Gleneagles (Escocia) en julio pasado -y suscrito posteriormente por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial- para incrementar la ayuda a África hasta 42.000 millones de euros anuales hasta 2010 y cancelar la deuda a 38 países por valor de 45.000 millones, a cambio de que se transformen en inversión directa en infraestructuras, educación y modernización de las administraciones.

Se trata de un dulce muy apetecible para las multinacionales, que ven, sin embargo, un gran inconveniente: la falta de garantías de estabilidad jurídica, política, financiera y económica de los países africanos, además de la seguridad física para los trabajadores. Todo ello lo garantiza Canarias, una colonia europea a 90 kilómetros del continente africano.

La Cámara de Comercio Americana, uno de los mayores grupos de presión del mundo, con casi cuatro millones de socios privados, prevé abrir oficinas en Tenerife y Las Palmas.

El informe de la Embajada española destaca las ventajas fiscales de la Zona Especial Canaria (ZEC), el área de baja tributación creada en la UE con el fin de promover el desarrollo económico del archipiélago, como un impuesto de sociedades del 1% en determinados casos y la exención del pago del IGIC si hay transformación de bienes.

Las infraestructuras de telecomunicaciones, fundamentales para hacer negocios, ya están en marcha. El punto neutro de interconexión (NAP en sus siglas inglesas) de Tenerife -un gigantesco disco duro, sin operador dominante, que conecta redes de diferentes compañías de telecomunicaciones- conlleva una inversión de hasta 50 millones de euros y 150 empleos directos.

Tres grandes sectores concentran la atención de las multinacionales en África y Canarias: la obtención de materias primas, las infraestructuras y la logística y distribución.

En cuanto al primero, el responsable de la Cámara Americana en Canarias, Juan Verde, recuerda que una reciente encuesta a varias asociaciones de constructoras norteamericanas reveló que más de la mitad tiene intención de invertir al otro lado del Atlántico.

El fondo de inversión estadounidense Colony Capital Management aliado con las empresas canarias Satocan y Lopezan han ganado el concurso del Gobierno de Marruecos para construir una estación turística en Taghazut (en la región de Agadir). La inversión se estima en 10.000 millones de dirhams (unos 900 millones de euros).

La multinacional ABB, uno de los líderes mundiales de tecnologías para energía sostenible, tiene un plan inversor de más de 1.000 millones de dólares (791,2 millones de euros) para la construcción de una red eléctrica para zonas rurales de África occidental, como Senegal y Guinea.

La Administración estadounidense no piensa sólo en Canarias como un puerto de entrada, sino también de salida: la explotación del continente más pobre del mundo como gran suministrador de materias primas, entre ellas minerales y petróleo. Los hidrocarburos son el 92,3% de las importaciones AGOA.

La Cámara de Comercio Americana está intermediando al menos con dos compañías. Una, la petrolera tejana Kosmos, que prevé crear una filial en África Occidental para explorar y producir petróleo y gas con un presupuesto de más de 1.000 millones de dólares (791,2 millones de euros) en los próximos cinco años.

Actualmente está en Nigeria y Ghana y acaba de firmar un proyecto con el Gobierno de Benin para construir una plataforma en alta mar. Tiene planes de expansión en Mauritania, Senegal y Guinea y, a largo plazo, en Costa de Marfil y Mali.

Debido al rápido proceso de expansión, la compañía estudia establecer su centro de operaciones para el continente africano en Canarias, para beneficiarse de la especial fiscalidad.

El privilegio impositivo para los productos que se manipulen en la zona es un escaparate para la creación de un gran centro logístico que distribuya, ensamble o fabrique los componentes que viajan mal, como recambios de automóviles o equipos médicos.

La segunda es un proyecto del grupo Muller Group International (MGI), de Tampa (Florida), para levantar en Canarias una planta de combustible biodiésel a partir de la soja y del aceite de palma, ambos procedentes de África.

 
UNA CIUDAD SIN ALMA
Rubén Alemán

¿Que pasa con la proposición de Ley sobre la delimitación del Mar Canario?
Antonio Rodríguez de León

FURBO
Teodoro Santana

Con el pueblo saharaui
EA-Canarias

SOBRE LA LEY DE RESIDENCIA
José Luis Valdés

Visita a la Metropoli (1)
Félix M. Arencibia

DESABÓRRENME
Francisco Javier González


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap