:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web

 ··· NOTICIAS

 ··· Nacional
Teodoro Santana: «Los próximos diez años van a ser decisivos para Canarias»
Entrevista al Secretario Nacional de UNIDAD DEL PUEBLO
Portal de UNIDAD DEL PUEBLO

Un año y medio después de que UNIDAD DEL PUEBLO acordase, en su II Congreso, convertirse en un partido nacional canario, y a menos de un año para las próximas elecciones locales y autonómicas, MAGEC ha querido entrevistar al Secretario Nacional de esta organización. Teodoro Santana nos ha hablado del futuro inmediato de Canarias.

MAGEC: Desde su II Congreso ha pasado aún poco tiempo. ¿Qué balance hace de este año y medio?

TEODORO SANTANA: Nuestro objetivo era abrir paso a un referente serio, capaz de articular un discurso político de largo alcance que sirviera para fundamentar la organización que el pueblo trabajador canario necesita.

UNIDAD DEL PUEBLO ha librado en estos meses importantes batallas. Nuestra posición ha sido determinante en el No a la constitución europea, cuando a otros les temblaron los pies. Hemos sido capaces de desenmascarar el mecanismo de la llamada Reserva para inversiones en Canarias, la RIC, y estamos explicando los efectos devastadores que semejante mecanismo fiscal supone para nuestro país.

En todos los terrenos, es precisa una confrontación de ideas, de modelos de sociedad, de proyectos.

M: Pero eso parece ser un trabajo meramente teórico...

TS: Qué va, es un trabajo pero que muy práctico. En cualquier caso, ya es hora de invertir esa tendencia que veníamos padeciendo de desprecio a la teoría, de desprecio a la reflexión y a los análisis rigurosos. Salir del paso con cuatro consignas o con planteamientos chapuceros es pretender vender a nuestro pueblo mercancía averiada.

No podemos aplazar las respuestas a un futuro indeterminado. Las batallas se libran ahora, y es ahora cuando necesitamos entender la realidad. Sin ese conocimiento, sin ese análisis, nunca saldremos de la marginalidad política, de la exclusión en el terreno de las ideas. Pero es que, además, nuestra experiencia es que, en torno a las ideas, en torno a un proyecto riguroso, es como se puede avanzar en influencia social y en organización.

M: Explíquenos eso...

TS: Es fácil de entender. UNIDAD DEL PUEBLO está creciendo muy rápido, creando organización, porque aglutinamos a las compañeras y a los compañeros en torno a un discurso político coherente y riguroso.

La gente que se está sumando a nuestras filas no son nostálgicos de otras historias ni personas que funcionen por lealtades o simpatías personales. Muchas y muchos de nuestros nuevos miembros son personas de primera militancia, gente de la inmensa mayoría de nuestro pueblo, que es a quienes nos dirigimos.

Y nos dirigimos a ellos no con eslóganes, sino con reflexión. A la vez, esas personas aportan sus propias experiencias y reflexiones, con lo que nos enriquecen a todos. Funcionamos, verdaderamente, como un intelectual colectivo.

M: Sin embargo, UP tiene fama de ser una organización "dura", muy disciplinada...

TS: Una cosa no quita la otra. Nosotros no estamos por mantener una bandera testimonial, ni por el "buen rollito". Necesitamos poner en pie una organización que, a medio plazo, sea capaz de ganar a la mayoría del pueblo canario y tomar el poder político. Una organización capaz de derrotar a los poderosos enemigos del pueblo canario, que no son moco de pavo. Sólo por una organización así merecen la pena todos los sacrificios que hagamos. No vamos a hacer perder el tiempo a nadie.

M: También se les acusa de ser leninistas...

TS: Bien, eso en cualquier caso no es una acusación, sino un elogio (se ríe). Bueno, quien dice eso no entiende lo más elemental. UNIDAD DEL PUEBLO ni siquiera se ha definido como marxista. Pero no queremos engañar a nadie: nuestra visión del mundo se fundamenta en el pensamiento marxista, que es, hasta el momento, el más avanzado y el más moderno método de análisis de la realidad social. Pero para nosotros no es un dogma, sino una guía para la acción.

Comprendo que al viejo anticomunismo, disfrazado con ropajes nuevos, eso le moleste, pero, sinceramente, no nos quita el sueño. Pero también decimos que del análisis concreto de la realidad canaria, nosotros deducimos que el modelo de organización que necesitamos no es, en ningún modo, un partido marxista-leninista tradicional. Aquí, como ha pasado y pasa en otras realidades, sería un pegote, condenado eternamente al aislamiento y a la derrota. Y nosotros queremos vencer.

M: Sin embargo no puede negarme el carácter obrero de UP...

TS: No, al contrario. Nosotros somos un partido de trabajadoras y trabajadores, y lo vamos a seguir siendo. Y no por una actitud ética, sino por una necesidad práctica que nos impone la especificidad del colonialismo en Canarias. Independientemente de nuestros deseos, aquí no existe burguesía nacional.

La burguesía colonial es totalmente parasitaria, y vive de los excedentes de la intermediación, de las subvenciones y de los contratos públicos. Sus intereses son radicalmente opuestos a cualquier avance nacional que ponga en cuestión sus beneficios, su papel de testaferros del capitalismo español e internacional. Son los más españolistas. Si acaso la cosa se liara algún día, buscaría una nueva dependencia, un nuevo colonialismo.

Ya lo hicieron en 1808, cuando Napoleón invadió España. Mandaron un delegado a Londres para que Inglaterra nos tomara como protectorado sustituyendo a España. Incluso estaban dispuestos a ofrecer 20.000 libras de oro para convencerlos. El barco se hundió y la cosa quedó en nada, pero el caso es bien indicativo de dónde nos movemos.

M: ¿Entonces...?

TS: Pues no queda otra clase con intereses verdaderamente nacionales que las trabajadoras y trabajadores canarios. El campesinado prácticamente ha desaparecido con nuestra agricultura, y los pequeños y medianos empresarios están desarticulados y sometidos a las condiciones leoninas del capitalismo foráneo y de la burguesía colonial, un auténtico clan de la avaricia que les impide actuar autonomamente.

Sólo la clase trabajadora, la inmensa mayoría de nuestro pueblo, está en condiciones de asumir sobre sus hombros las tareas de clase nacional y llevarnos a la independencia. Y eso significa también aglutinar en torno a sí a los sectores más dinámicos de la pequeña y mediana empresa, de los intelectuales, de los profesionales... Por eso, si queremos conquistar a la mayoría, tenemos que pensar en términos de mayoría.

M: Sí, pero entre ahora y la independencia...

TS: A riesgo de que me tachen de leninista, una de las frases que más repetimos es que "la revolución no se hace, sino que se organiza". Y esa organización es cada vez más perentoria porque está cambiando el escenario de nuestro país de forma rapidísima. Necesitamos pertrecharnos cuanto antes para poder enfrentar los cambios que ya se están produciendo, o Canarias volverá a perder el tren de la Historia. Con consecuencias desastrosas para la vida de nuestra gente.

M: Explíquenos eso...

TS: A grandes rasgos, digamos que hemos entrado en la fase de la crisis energética mundial, del agotamiento de los combustibles fósiles. Además, la tecnología para sustituir estas fuentes por energías alternativas aun está lejos de poder reemplazarlas al cien por cien. La batalla a escala planetaria por el acaparamiento de las últimas grandes reservas de hidrocarburos es el signo de este periodo, y explica la agresividad imperialista en Irak y en todo Oriente Medio.

Sumemos a esto el espectacular crecimiento económico de China y el consiguiente incremento de su consumo de petróleo, y hablamos de la quinta parte de la humanidad. Pasa otro tanto con la India. Precisamente, Rusia, que tiene enormes reservas de hidrocarburos, plantea una alianza mundial Rusia-China-India como eje alternativo al de Estados Unidos-Europa.

El petróleo se ha puesto por encima de los 77 dólares el barril Brent, cuando hace tres años estaba a 20, y eso que EEUU ha tenido que reducir a la mitad su reserva estratégica para frenar el alza de los precios.

Otra de las grandes reservas de petróleo es la que hay en las costas de África Occidental, en aguas canario-saharahui-mauritanas. Además, la región es vital en cuanto al aprovisionamiento de otras materias primas: coltan, bauxita, uranio, etc...

M: Bueno, no en aguas de Canarias, porque no podemos ejercer el derecho a nuestras aguas territoriales...

TS: Es cierto. Pero una Canarias independiente sí podría hacerlo, y participar de los beneficios de la explotación de nuestro petróleo. Podría ser un salto cualitativo en nuestro desarrollo económico como nunca antes en nuestra historia. También podría negociarlo una Canarias a la que se le hubiera reconocido un estatus de Plena Autonomía Interna. Aunque eso, claro, sólo significa que se nos reconozca como territorio en fase de descolonización.

M: Eso supondría un cambio sustancial en nuestra situación...

TS: El cambio se va a producir en cualquier caso, porque estamos en el ojo del huracán. Y si no es en un sentido lo será en otro. Canarias tiene una economía totalmente dependiente. Prácticamente toda nuestra energía proviene del petróleo. El 99% de lo que consumimos proviene del exterior. Dependemos totalmente de los transportes, y la subida de los fletes empieza a notarse ya muy negativamente.

Las cifras de paro y pobreza empiezan a rodar como una bola de nieve, a pesar por los esfuerzos para maquillarla. Añadamos a eso que las subvenciones europeas, fuente de muchos grandes negocios y pelotazos, van a desaparecer en siete años, hasta prácticamente cero. La situación se va a volver muy dura para nuestra gente. Se va a seguir ordeñando la cabra con la RIC, hasta dejarla seca. Y después la dejarán botada.

Estados Unidos también está planificando su dominio del occidente africano usando al Archipiélago como plataforma financiera y militar, pero eso aquí no nos va a dejar nada: el dinero pasará virtualmente y nosotros nos quedaremos con una base de la OTAN. Y cuidadito con moverse sin permiso de EEUU, que incluso pueden llegar a diseñar otro estatus internacional para Canarias, directamente sometidos a su imperio, en vez de a Europa. Ese es el panorama.

M: Está planteando un horizonte dramático...

TS: Dramático no, simplemente realista. La realidad de las familias canarias es ya bastante apurada, y en muchos casos hasta desesperada. Esa es la Canarias que no sale en la propaganda oficial, en las televisiones del sistema...

Pero no explicamos estas cosas para que la gente se deprima. No estamos condenados a sufrir resignadamente las consecuencias de las decisiones que otros tomen sobre nosotros. El recorrido del que estamos hablando solo se entiende con un pueblo canario inoperante, pasivo, desarticulado.

Podemos hacer que las ruedas de la historia de nuestro país rueden en otra dirección. Que el pueblo canario asuma las riendas de su destino. De nosotros depende.

M: La mayoría de los que lean esta entrevista pensarán que muy bonito, pero que no es posible, que no hay forma...

TS: La cuestión no es si es posible o no, sino si es necesario. Si lo es, habrá que hacerlo posible. Somos conscientes de las dificultades, de las fuerzas que tenemos enfrente, del nivel de atraso político y cultural... Pero no nos sirven excusas. Es preciso armar al pueblo canario con una organización de combate, fuerte y cohesionada. Y a la vez, una organización que represente posiciones firmes y sensatas, medidas.

No podemos aparecer como canchanchanes ante nuestro pueblo, como gente sin reflexión, que solo propone desvaríos. Debemos ser los más sensatos, los más reflexivos, los que mejor expliquemos las cosas, con cifras y con datos. Y también los más resueltos a vencer.

Sólo una organización así podrá afrontar los desafíos que tenemos por delante. Hasta ahora el colonialismo y las clases dominantes han podido actuar a sus anchas, porque no han tenido enfrente oposición alguna digna de consideración. Podemos hacer que las cosas cambien. Vamos a cambiarlas.

M: Tiene usted una gran fe en el proyecto...

TS: No, no es fe, es convicción. Convicción de que nuestro pueblo no es peor que cualquier otro pueblo. De que alguna vez podrán hacerse las cosas bien. De que hay compañeras y compañeras dispuestos a pelear. De que, esta vez, la dirección del proceso no va a estar en manos de los hijos de la burguesía colonial, sino en manos de las trabajadoras y trabajadores. De que merece la pena apostar por ese futuro distinto.

M: Pero ese entusiasmo puede verse truncado por un fuerte revés electoral...

TS: El fuerte revés, por decirlo suavemente, ya lo llevamos amortizado. En la actual fase de desarrollo de UNIDAD DEL PUEBLO, y con escasos recursos financieros, no vamos a dar ninguna sorpresa: ¡los primeros sorprendidos seríamos nosotros! (Se ríe). Pero hemos decidido afrontar esta batalla porque nos permite dar a conocer que existe otro referente. Y porque es un magnífico entrenamiento para las nuevas compañeras y compañeros del partido, que son mayoría.

Pase lo que pase el día de las elecciones, al día siguiente UNIDAD DEL PUEBLO seguirá trabajando con el mismo entusiasmo y con la misma determinación. Nuestro proyecto no lo marcan los eventos del Estado, sino nuestro propio desarrollo como organización. Trabajamos a medio plazo. Y no fantaseamos con la realidad en la que vivimos.

M: Usted se ha implicado personalmente en las tareas de formación. ¿Tan importantes le parecen?

TS: La formación es un asunto decisivo. No puede haber verdadera democracia interna sin un alto nivel de formación política e ideológica. Si no nos cohesionamos en torno a las ideas, a un alto grado de comprensión política, ¿en torno a qué lo haremos? Además, si no actuamos conscientemente lo haremos a ciegas. Cometeremos cada vez más errores, y terminaremos siendo derrotados.

Por si fuera poco, las generaciones van desapareciendo físicamente, por ley de vida. No podemos querer que cada generación tenga que empezar desde cero. Utilizando el símil militar, UNIDAD DEL PUEBLO quiere más y mejores tropas, mejor formadas y mejor entrenadas.

M: Una última pregunta. Le hemos oído hablar en varias intervenciones de las minorías nacionales en Canarias. ¿Podría explicarnos a qué se refiere?

TS: Bien, de los dos millones de personas que habitamos en Canarias, medio millón no han nacido aquí. Tenemos minorías nacionales procedentes de España, de Alemania, de Argentina, de Colombia, del Sahara Ocidental, de la India, de Corea, de Marruecos, de Nigeria...

Lo que decimos es que esas minorías nacionales forman parte del pueblo canario, que van a ser una parte importante de la futura nación canaria. La inmensa mayoría padece y padecerá con nosotros los problemas de la situación colonial de Canarias, del modelo de desarrollo impuesto por el imperialismo.

Sus hijos y nuestros hijos tienen por delante los mismos problemas. Objetivamente, les interesa la independencia de Canarias tanto como a los que hemos nacido aquí. Desde luego, no una independencia basada en un pasado étnico, sino en un futuro común como pueblo libre.

Por lo tanto, UNIDAD DEL PUEBLO sostiene que una posición verdaderamente nacional, de Estado, digamos, es la de la unidad del pueblo canario con sus minorías nacionales. No son el enemigo: son carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre. Quién azuza la división en el seno del pueblo contra nuestras minorías nacionales es un verdadero enemigo de la independencia.

M: Bueno, pues aquí acabamos la entrevista...

TS: Una última cosa, antes de apagar la grabadora, porque quiero que salga. Que conste mi agradecimiento a la redacción de MAGEC, porque el trabajo que hacen quizá no sea el más divertido, pero es fundamental para dar otra visión de las cosas. Así que eso también es formación.

M: Gracias.

 
¡Irán no aniquiló a Israel ni al planeta!
Alfredo Jalife-Rahme

MEMORIAS DE AGÜIMES DE FRANCISCO TARAJANO PÉREZ
José Almeida Afonso

A FAVOR DE LA VEGA DE GÁLDAR
Pedro J. Brissón

La degradación de los fondos marinos de Fuerteventura
Mafersa

Eterno engaño en la pesca canaria
Plataforma por el Mar Canario

ES QUE LES DA IGUAL TODO
Rubén Alemán

Es mentira que Israel-EEUU se retirarán del Líbano
Abraham Dip

EN APOYO A LA LUCHA DEL PUEBLO MEXICANO
UNIDAD DEL PUEBLO

CRISIS POLÍTICA EN MÉXICO
David Bahem

Drogas y movimientos sociales
Crespo


 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap