:: MAGEC .info ::

   
 
 
 ··· PORTADA
  ··· El Tiempo
  ··· Teléfonos
  ··· Directorio web
 ··· NOTICIAS

 ··· Naciones Unidas
El OIEA acuerda llevar caso iraní a Consejo de Seguridad
Irán ordena reanudar todas las actividades nucleares e impedir las inspecciones tras la decisión del OIEA
El presidente iraní reitera que mantendrá su programa nuclear

Luego de tres días de discusiones, la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) decidió por mayoría llevar el caso del programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU.

Aunque por lo general las decisiones de ese órgano de 35 países son aprobadas por consenso, la falta de acuerdo de los últimos días, ante la oposición de países en vías de desarrollo y en parte de China y Rusia, llevó a un veredicto dividido.

Representantes del Movimiento de Países No Alineados, sobre todo, Egipto y otros estados árabes, exigían que el Levante fuera declarado zona libre de armas nucleares, en clara alusión a Israel, del cual se sospecha posee 200 misiles con ojivas de ese tipo.

Tel Aviv nunca firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), aunque se niega a admitir la posesión de esos armamentos, en tanto presiona ante la Casa Blanca para invadir a Irán bajo cualquier pretexto.

Estados Unidos, que junto a Alemania, Gran Bretaña y Francia, presentó la referida resolución para llevar el caso iraní a Naciones Unidas, se opuso a la iniciativa contra su principal aliado en esa zona, al estimar el tema fuera de discusión.

El consenso sólo fue posible después que el párrafo en cuestión plantea que "la solución del conflicto atómico con Irán contribuirá al objetivo de una zona libre de armas de destrucción masiva y sus armas portadores en Cercano Oriente".

La resolución remite el caso iraní al órgano máximo de la ONU pero no amenaza con sanciones. El texto incorpora, eso sí, una serie de exigencias a Irán, como volver a suspender su programa de enriquecimiento de uranio y ser más transparente, tal y como lo solicita el director general del OIEA, Mohamed El Baradei.

Washington y la troika europea acusan a Teherán de intentar crear condiciones para la fabricación del armamento nuclear.

La República Islámica defiende el derecho al empleo pacífico de esa energía para desarrollar la electrificación de esa nación y a la producción de combustible para sus centrales, lo cual considera no viola ningún punto del TNP.

Tras aprobarse, el subdirector del Consejo de Seguridad Nacional de Irán, Javad Vaeidi, ha dicho que "la primera consecuencia a esta resolución será la reactivación de nuestro programa de enriquecimiento [de uranio] a gran escala". Además, ha señalado que Teherán suspende su colaboración voluntaria con el OIEA en el marco del Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP). Este acuerdo permite a los inspectores de la ONU visitar casi sin aviso previo cualquier instalación nuclear del país.

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad, ordenó esta tarde que se reanuden todas las actividades nucleares, incluido el enriquecimiento de uranio, y prohibió las inspecciones de la OIEA después de que esta organización d ecidiera hoy enviar al Consejo de Seguridad el asunto nuclear, informó la televisión estatal.

"Desde hoy, la implantación voluntaria del Protocolo Adicional y otra cooperación bajo el Tratado de No Proliferación Nuclear tiene que ser suspendido por ley", dijo el presidente en una carta enviada al vicepresidente Gholamreza Aghazadeh.

La decisión sobre la crisis iraní había quedado aplazada por la disputa entre Estados Unidos y Egipto, ya que el país árabe quería incluir en la resolución un llamamiento a la creación de una zona libre de armas nucleares en Oriente Próximo, una alusión indirecta a Israel.

Washington, el principal aliado de Israel, se niega incluir esa mención en la resolución, ya que considera que la mayor amenaza para la región es Irán y su controvertido programa atómico. Algunos diplomáticos occidentales señalaron anoche que este país "no es el tema de esta reunión y de esta resolución".

Teherán aclaró ayer que la presentación del tema de su país ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas llevaría a la ruptura de su cooperación con la OIEA, la cual supervisó la retirada de los sellos en enero pasado de un centro de investigaciones nucleares.

Al eliminar esos sellos, Irán estimó que entre los acápites del TNP figura la posibilidad para los países en desarrollo de dotarlos con las facilidades para utilizar la energía atómica con fines civiles, un punto que a menudo olvidan las potencias occidentales.

Por otro lado, funcionarios del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní advirtieron que en caso de aprobarse la resolución propuesta por Estados Unidos y Europa en la OIEA, su país anularía las negociaciones sobre un acuerdo con Rusia.

Moscú propuso crear un consorcio internacional para el procesamiento del uranio obtenido en la República Islámica, con el objetivo declarado de evitar que ese combustible pudiera ser empleado como material para producir armamentos.

Medios de prensa locales destacan que, de cualquier forma, la OIEA deberá esperar por un reporte sobre el asunto iraní, el cual será presentado en marzo próximo, para reanudar la discusión sobre ese diferendo.



 
APTO PARA LA RIC: (ONCE AÑOS MIRANDO PARA OTRO LADO)
Vicente Quintana

ÑOS
Rubén Alemán

Giordano Bruno, ejemplo
Hernán González G.

Crisis iraní: ruleta rusa, damas chinas y revólver texano
Alfredo Jalife-Rahme

La duda sospechosa
José Almeida Afonso

Nuestra palmera canaria
Félix M. Arencibia

NO HAGAN OLAS
Teodoro Santana

 
 MAGEC 2006 - Archipiélago Canario
 
Sitemap