¡No comemos hoy! Los 12 beneficios de la dieta de ayuno

La llamada dieta de ayuno es una terapia nutricional que implica una reducción total o parcial de calorías. Muchos la consideran una práctica saludable, que ayuda a desintoxicar el organismo y a manejar mejor los estímulos del hambre. Puede ser un verdadero desafío para ti.

Lo importante para lograr con éxito sus metas es prepararse adecuadamente. Y antes de empezar, siempre es bueno hablar con tu médico o un profesional de la salud, quien podrá aconsejarte sobre los mejores pasos a seguir.

Pequeño decálogo del ayuno

A continuación, presentamos algunos pequeños consejos que pueden resultarle útiles como preparación para el ayuno.

  • Establezca metas claras y alcanzables
  • El ayuno comienza el viernes por la tarde.
  • Esté preparado emocionalmente para sentir hambre
  • Esté preparado también para una mayor irritabilidad
  • Toma una siesta durante las pausas para el almuerzo.
  • Modere sus entrenamientos
  • Vete a la cama primero
  • Beba mucha agua o té
  • Empezar un hobby
  • Antes de comenzar, haz las tareas del hogar.

Establecer objetivos claros y medibles

Es importante establecer metas mensurables. Uno de estos podría ser pasar una cierta cantidad de tiempo sin romper el ayuno. O, de nuevo, desintoxicar el hígado, perder grasa corporal, meditar… Asignar un tiempo definido para alcanzarlos.

Y dos semanas antes de su ayuno, elimine la comida que más le gusta. Si tienes debilidad por las patatas fritas, trata de eliminarlas pronto: ¡sufrirás menos!

Beber para controlar el hambre

El hambre y la sed a menudo se confunden. Beber mucha agua puede ayudar a aliviar la sensación de hambre.

Los tés calientes y los caldos son otra opción útil para calmar un estómago malhumorado.

Mantén la fe en ti mismo

La investigación científica sobre el ayuno no es muy conocida, por lo que probablemente encontrará algunos Beneficios de la dieta de ayunoresistencia si le dice a alguien que está ayunando por razones de salud.

Es posible que sus amigos y familiares no lo aprueben, especialmente si no están familiarizados con el ayuno. La mayoría de la gente equipara el ayuno con el hambre y descarta inmediatamente los méritos de la práctica.

Por lo tanto, el consejo es hablar de ello solo con quienes están realmente cerca de usted: su pareja, su médico y, quizás, su superior directo.

Un esfuerzo bien recompensado

Antes de comenzar, intente echar un vistazo a los beneficios que se relacionan con la dieta de ayuno. ¡Definitivamente son un incentivo más para comenzar con convicción!

1. Vivir más tiempo

Aunque el proceso de envejecimiento es complejo, algunas pequeñas precauciones pueden ayudar a prolongar la vida.

Uno de los primeros estudios sobre el ayuno basado en la simple reducción de calorías se remonta a 1945, gracias al cual los investigadores encontraron que los ratones sometidos a ayuno vivían un 20% más. Desde entonces, este tipo de resultados se han mostrado en muchos otros estudios, elevando la tasa de extensión de la vida hasta un 60%.

Entre los principales efectos del ayuno que ralentizan el envejecimiento se encuentran los cambios en los niveles de insulina en el organismo, que estimula el crecimiento de casi todas las células.

La investigación realizada en un grupo de personas ha demostrado que la reducción de la ingesta de calorías disminuye significativamente los niveles de insulina y de temperatura corporal, los cuales son biomarcadores de longevidad.

2. adelgaza

El ayuno puede estimular la pérdida de grasa corporal.

En un estudio, dos grupos de mujeres premenopáusicas entre las edades de 30 y 45 se sometieron a ayuno intermitente (ayuno 2 días a la semana) y una dieta estándar de conteo de calorías, respectivamente. Ambos grupos lograron resultados efectivos en la reducción de peso y la pérdida de grasa.

Un estudio similar analizó los efectos del ayuno intermitente en 16 personas obesas (12 mujeres, 4 hombres) durante 10 semanas. Hubo reducciones significativas en el porcentaje de grasa corporal y ningún cambio en la masa magra. Esto significa que la pérdida de peso se asoció más con la grasa que con la pérdida y atrofia muscular.

Luego se observaron los efectos del ayuno intermitente en individuos no obesos o con un ligero sobrepeso. En este caso, se destacaron niveles muy altos de hambre.

Esto puede indicar que es más difícil para las personas con un peso corporal normal ayunar durante períodos más largos debido a la cantidad de grasa disponible en el cuerpo para proporcionar energía.

Los cambios hormonales relacionados con el ayuno también pueden ayudar a perder peso. Es decir, las reducciones de insulina pueden permitir que el cuerpo acceda más fácilmente a las reservas de grasa para quemar energía.

3. Reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2

La resistencia a la insulina es una enfermedad bien definida asociada con el envejecimiento. La resistencia prolongada a la insulina en el cuerpo puede conducir al desarrollo de diabetes tipo 2.

Los estudios piloto han demostrado que el ayuno intermitente a corto plazo es seguro y tolerable como herramienta dietética para pacientes con esta afección.

4. Protege tu cerebro

Además de tener un impacto dentro del cuerpo, el ayuno parece ofrecer beneficios al cerebro. De hecho, se ha demostrado que esta práctica aumenta significativamente el factor neurotrófico cerebral, o BDNF (del factor neurotrófico derivado del cerebro).

Este factor juega un papel vital al influir en una variedad de funciones tales como: promover el crecimiento de nuevas neuronas, prevenir la muerte de neuronas existentes y apoyar la función cognitiva general. Una de sus deficiencias está relacionada con un estado depresivo.

Otras áreas donde el ayuno parece ofrecer protección están relacionadas con la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

5. Potencialmente eficaz en la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune caracterizada por la neurodegeneración del sistema nervioso. Si bien todavía no existe una cura, parece que el ayuno puede ralentizar la aparición de estos síntomas.

Por supuesto, se necesitan muchos más estudios antes de que esto pueda considerarse una herramienta adecuada.

6. Puede activar genes de reparación específicos

Además de reducir los niveles de insulina, también se ha demostrado que el ayuno activa ciertos genes y procesos de reparación en el cuerpo.

Cuando comenzamos a ayunar, sometemos nuestro cuerpo a un estado inicial de estrés. Luego, el cerebro envía señales para obtener alimentos. Pero cuando este comando no recibe una respuesta adecuada, el cuerpo lleva a cabo varios modos de supervivencia hasta que se alimenta nuevamente.

Esto significa que tienen prioridad aquellos procesos que protegen el cuerpo, en lugar de aquellos que pueden crecer o reproducirse.

Aunque los mecanismos exactos aún no se comprenden completamente, se ha descubierto que un proceso conocido como autofagia es de particular importancia en este contexto. Autofagia significa literalmente «comer a sí mismo» y es la forma en que el cuerpo elimina, descompone y recicla las células viejas. Se considera un mecanismo de defensa clave en muchas enfermedades del envejecimiento.

La autofagia se desencadena cuando el cuerpo pasa hambre o se le priva de nutrientes. El ayuno a corto plazo de 24 a 48 horas reveló un aumento significativo en la regulación de la autofagia en las neuronas del cerebro.

7. Puede proteger contra algunos tipos de cáncer.

El cáncer es una enfermedad caracterizada por una división y un crecimiento anormales de las células.

Aunque es una enfermedad muy complicada, el ayuno parece tener múltiples beneficios metabólicos dentro del cuerpo, lo que ayuda a reducir este tipo de enfermedad.

Lo interesante es el papel que parece jugar el ayuno en los efectos secundarios asociados con la terapia del cáncer. La radioterapia y la quimioterapia no son tratamientos selectivos. Esto significa que pueden matar no solo las células cancerosas, sino también las sanas.

Se ha demostrado que el ayuno a corto plazo (hasta 48 horas) protege las células normales pero no las células cancerosas durante el tratamiento estándar.

Un pequeño grupo de pacientes con diferentes tipos de cáncer ayunó voluntariamente antes y después del tratamiento. Los resultados mostraron que algunos de ellos sintieron una reducción de la fatiga, la debilidad y los efectos secundarios gastrointestinales de la terapia.

Sin embargo, se necesitan muchos más ensayos clínicos controlados para determinar los efectos exactos y la seguridad del ayuno en este contexto.

8. Te desintoxica

La desintoxicación es un proceso natural del organismo que implica la eliminación de las toxinas acumuladas en varios órganos como el colon, el hígado, los pulmones o la piel.

Cuando no consume alimentos, el cuerpo recurre a los depósitos de grasa para obtener energía. Durante este proceso, se liberan sustancias químicas que estimulan la eliminación radical de sustancias de desecho. Después del ayuno, la sangre revela un mejor nivel de endorfinas, lo que te hace estar más alerta y te da una sensación de buena salud mental.

9. Una ayuda contra la epilepsia

La epilepsia se refiere a un trastorno cerebral en el que una persona sufre convulsiones recurrentes que pueden llevar a una transformación del comportamiento.

Se ha demostrado que el ayuno es beneficioso para los pacientes con epilepsia. Los estudios sobre este tema han mostrado resultados positivos en términos de frecuencia de convulsiones.

10. Reduce la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica que causa inflamación de las articulaciones. También puede afectar los tejidos circundantes y otros órganos.

Bajo supervisión médica, el ayuno controlado mostró resultados significativos.

11. Tratamiento de la pancreatitis

El páncreas juega un papel importante en la producción de jugos digestivos y la liberación de hormonas en el cuerpo, incluida la insulina. Puede ser propenso a la inflamación, una condición conocida como pancreatitis.

Junto con la alimentación intravenosa y la fluidoterapia, el ayuno se ha aceptado como una estrategia de tratamiento para la pancreatitis aguda.

12. Antes y después de la cirugía

Los médicos recomiendan un ayuno breve, que normalmente es de 2 a 8 horas, para obtener resultados más precisos durante algunas investigaciones de diagnóstico.

En el caso de intervenciones quirúrgicas que tejen los órganos del sistema digestivo, el ayuno permite liberar algunos órganos, como el intestino.

“Las noticias y los datos contenidos en este artículo son solo para fines informativos. No están destinados a proporcionar asesoramiento médico y no sustituyen el consejo de su médico. Ni el editor de saluteopinioni.it ni el autor asumen la responsabilidad de cualquier posible consecuencia vinculada a cualquier tipo de tratamiento o dieta llevada a cabo en base a la información contenida en este artículo. Antes de emprender un tratamiento, es recomendable buscar la opinión de su médico u otro profesional sanitario «

Otros artículos que te pueden interesar

Mejor Ukelele
Mejor Ukelele

Los 6 mejores ukeleles: tú también cantas "Alhoa"[toc]En el colegio…

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar